Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

La radicalidad de los sentimientos y la palabra

La poesía de Álvaro Valverde, hasta la actualidad, se ha mantenido fiel a un modo de escritura que cabe aventurar como novedoso si se tiene en ,cuenta otras aportaciones más recientes.Desde su primer libro, Territorio, se inauguraba un registro donde la reflexión era el móvil para desentrañar los signos que lo real nos ofrece. Un mundo, no por cerrado menos atrayente, en el que la visión se unía a la memoria e intentaba descifrar un paisaje que a la vez era el de la propia poesía.

En este libro, como volverá a ocurrir en su última entrega hasta la fecha, Las aguas detenidas, la tradición que sigue Alvaro Valverde no es otra que la recuperada en estos tiempos por María Zambrano y José Ángel Valente.

Pero sólo como síntomas dentro de una forma de concebir el hecho poético cabe aquí referirse a estos nombres. Junto a ellos, la mística y los románticos, trazaban una cadena que llega hasta los griegos y hasta los antiguos textos sagrados.

Se comprenderá entonces que hablemos de una nueva forma de entender la poesía. Frente al prosaísmo reinante, frente al abuso de una lectura simplista del yo siempre cifrado en un recorrido de bares y nocturnidades, de novias y cotidianidades intimistas y poco trascendentes, esta poesía se alza desde un afán de trascendencia.

Y esto es perceptible en Una oculta razón, premio Loewe 1991, donde se nos muestra, con ese verso de Auden que da título al libro, que la poesía debe ser desvelamiento, aventura espiritual, y que para que esto ocurra se debe aspirar a la radicalidad de los sentimientos y de la palabra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de junio de 1991