Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimisión en el juicio salvadoreño por el asesinato de jesuitas

Los fiscales Sidney Blanco y Henry Campos, parte acusadora en el juicio que se sigue contra los nueve militares presuntamente implicados en lia matanza de seis jesuitas en noviembre de 1989, dimitieron de sus cargos en El Salvador. El fiscal general de la nación, Roberto Mendoza, aseguró ayer que la renuncia de los fiscales "no afecta en nada" al proceso judicial.

Entre los procesados figura el coronel Guillermo Benavides, detenido el 17 de enero de 1990 por su presunta participación en el crimen. El fiscal general dijo que las dimisiones no se debieron a "presiones o amenazas", sino a una decicisión profesional. Benavides es el oficial de más alto rango detenido en este proceso. Además fueron detenidos otros tres oficiales y cuatro soldados, uno de los cuales se encuentra prófugo de la justicia. El juicio se encuentra en fase plenaria y podría concluir en cuatro o cinco meses.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de enero de 1991