EDUCACIÓN

Sólo 2.000 alumnos de los 9.000 que comenzaron ayer la selectividad en Madrid podrán obtener plaza

Unos 2.000 alumnos de los 9.000 que comenzaron ayer los ejercicios de la prueba de acceso a la Universidad correspondiente a la convocatoria de septiembre en el distrito de Madrid podrán obtener plaza, según fuentes del rectorado de la Complutense. Las posibilidades del resto de los alumnos que acuden a esta convocatoria son muy escasas, debido a que las plazas más demandadas fueron cubiertas en su mayoría por los 41.482 que aprobaron en junio.

Los 9.000 aspirantes a ingresar en septiembre en alguna de las cinco universidades del distrito de Madrid -Complutense, Alcalá de Henares, Politécnica, Autónoma y Carlos III- representan un 16% menos de los que acudieron a esta misma convocatoria el curso pasado.En la Complutense, donde se examinan unos 5.000 alumnos, los servicios del rectorado tuvieron que improvisar un plazo adicional de matrícula para facilitar el examen a unos cincuenta despistados, que acudieron convencidos de que la matrícula de junio tenía validez también en septiembre.

Fuentes de uno de los tribunales afirmaron a este diario que algunos de los coordinadores de la materia de Lengua Española se habían sorprendido porque los ejercicios propuestos ayer a los alumnos "no tienen nada que ver con los diversos juegos de exámenes que aquéllos habían dejado preparados en julio pasado".

Añadieron las citadas fuentes que se habían deslizado algunos "errores ortográficos de bulto" en esos mismos ejercicios y que por todo ello se proponen expresar hoy mismo sus quejas al Ministerio.

La mayor parte de los alumnos que se presentan a esta convocatoria ya probaron suerte en junio. Este es el caso de Verónica Bocos, que en junio se quedó a dos décimas del aprobado, y ahora espera poder formalizar su matrícula en la facultad de Biológicas de la Complutense: "La verdad es que no estoy muy optimista porque, suponiendo que aprobara, me han dicho que ya no hay plazas en la facultad, así que me da lo mismo aprobar que suspender; el año lo tengo perdido".

La impresión mayoritaria entre los aspirantes es que la selectividad es una prueba "sin sentido" que sólo cumple el objetivo de filtrar alumnos para desmasificar las facultades: "Es absolutamente ridículo; tienes que examinarte en dos días de temas que has dejado atrás hace tres o cuatro años; se trata en realidad de una prueba que pone en cuestión el propio curso de orientación universitaria", asegura Gloria Escavias, que intenta conseguir plaza en Farmacia.

En el distrito de Madrid suele superar la selectividad alrededor del 85% de los presentados en junio, porcentaje que desciende hasta el 60% en septiembre. Su oportunidad para conseguir plaza depende ya únicamente, en el caso de los centros saturados -Derecho, Económicas y empresariales, entre otros)-, de la proverbial caída de matrícula (alumnos que renuncian) y de una oferta residual de plazas disponibles en otros distritos. Oferta que muy pocos alumnos aceptan debido a lo costoso que resulta para sus familias el desplazamiento a otras ciudades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 24 de septiembre de 1990.

Lo más visto en...

Top 50