Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La esposa del vicepresidente de Castilla y León asesora a empresas subvencionadas por la Junta

Rosa Carballo, esposa de Miguel Pérez Villar, consejero de Economía y vicepresidente de Castilla y León -aludido en el sumario del caso Naseiro-, asesora a la Asociación Provincial de Empresarios de Minas de Antracita de León (APEMA), varios de cuyos miembros han recibido subvenciones del departamento que dirige Pérez Villar. Hasta su nombramiento como consejero, su marido era quien asesoraba a esa patronal. La Ley de Incompatibilidades de Castilla y León impide a los altos cargos intervenir en asuntos en los que tengan o hayan tenido interés ellos o sus familiares directos.

La citada ley dice en su artículo noveno: "El personal al que se refiere esta ley (altos cargos) estará obligado a inhibirse del conocimiento de los asuntos en que hubiere intervenido o interesen a empresas o sociedades en cuya dirección, asesoramiento o administración hubiesen tenido parte él, su cónyuge o persona de su familia dentro del segundo grado civil, en los dos años anteriores a su toma de posesión". Medio centenar de empresas de APEMA recibieron en 1988 subvenciones del departamento de Economía.Pérez Villar declaró ayer: "Mi esposa es abogada libre; asesora a las empresas y cobra sus honorarios. Y punto". El consejero de Economía comentó que su departamento concede subvenciones a empresas de APEMA, si bien precisó que los trámites al respecto exigen informes técnicos y que la autorización final depende de él, excepto en los casos en los que las ayudas superan los 50 millones de pesetas.

Más de una decena de empresas de APEMA recibieron en 1988 subvenciones que no superaron los 50 millones de pesetas No obstante, Pérez Villar insistió en que no existe irregularidad al guna en su actuación.

Según fuentes políticas y empresariales consultadas en Castilla y León, un total de 19 empresas, que apenas suponen un 14% de la mano de obra y un 13% de la producción del sector minero recibieron en 1988 de la consejería de Pérez Villar casi el 60% de todas las ayudas. Estas 19 empresas recibieron un 163% más de lo que solicitaron. Nueve de ellas obtuvieron un 212% más de la ayuda inicialmente pedida.

Las 19 empresas son: Mina Emilio (subvención de 93 millones), Carbones San Antonio (63 millones), Mile (63), Victoriano González (56), Alto Bierzo (55), Mina Adelina (40), Viloria Hermanos (40), Antracitas de Brañuelas (40), Virgilio Riesco (36 millones), Malabá (35 millones), Antracitas la Granja (29), Carbones Montealegre (27), Antracitas de Salgueiro (24), Minera de Torre (17), Carbonia (13), Minas de Navaleo (12), Grupo El Porvenir (10), Carbones el Túnel (9) y Silvan (9).

Rosa Carballo confirmó ayer que cobra mensualmente de APEMA, a cuyos miembros dijo asesorar fiscalmente. Según la abogada, su actividad no infringe normas de incompatibilidades Añadió que realizaba esa tarea antes del nombramiento de su marido.

Carballo aseguró que su marido no concede las subvenciones a las empresas que ella asesora, sino todo un equipo de funcionarios. "Antes de ser concedida deben pasar por un montón de firmas", explicó. Precisó que sólo cobra de APEMA y no de las empresas asociadas.

Pérez Villar es supuestamente aludido en una conversación del 12 de diciembre de 1989 entre Ángel Sanchis y Salvador Palop, encartados en el caso Naseiro. El primero indica que Aznar, presidente del PP, para financiar al partido "está por la labor de lo que nunca ha hecho el otro [presumiblemente, Fraga]". Palop replica: "Está haciendo uno en cada comunidad. Uno en Galicia y otro en Castilla y León. Yo sé quién es. Éste que iba a entrevistarme esta tarde a mí. El de Economía ése".

Pérez Villar es presidente del PP de León. En julio de 1987 fue nombrado consejero de Econo mía en el gabinete de Aznar. En septiembre de 1989 también fue nombrado vicepresidente del Ejecutivo autónomo. Hasta su entrada en el Gobierno de Aznar, Pérez Villar mantuvo a su nombre el despacho de León en el que se asesoraba a APEMA. A partir de julio de 1987, el despacho fue puesto a nombre de su mujer, Rosa Carballo, abogada.

En la reunión del 25 de septiembre de 1987, la dirección de APEMA "acuerda que se siga manteniendo la asesoría financiera de la asociación, por parte de un economista que trabaja con doña Rosa Carballo", según consta en el acta de la reunión. Desde entonces Rosa Carballo ha venido cobrando de la citada asociación APEMA 78.272 pesetas mensuales, según consta en los recibí firmados por la esposa del consejero.

Ningún expediente en contra

Este despacho de la esposa del consejero tramitó las declaraciones fiscales de empresarios y empresas de esa asociación presentadas en 1988 sobre el ejercicio anterior en materia de sociedades, IRPF y patrimonio. Ese año, la consejería de Pérez Villar no levantó acta alguna de comprobación ni abrió ninguna investigación sobre deuda tributaria en la provincia de León en los capítulos de patrimonio, sucesiones, transmisiones patrimoniales, juego y lujo, que son los tributos gestionados por la Junta.En las restantes ocho provincias la citada consejería levantó actas de posibles irregularidades. Estas ocho provincias sumaban 850 actas, con un total de 137 sanciones, y una deuda de 339 millones. León aparte, la provincia con menos irregularidades era Valladolid (23 actas y ninguna sanción), y la que más, Palencia (189 actas, 63 sanciones). Pérez Villar dijo ayer que ignora a qué se debía la ausencia de actas y sanciones en León.

De otro lado, el PP ha bloqueado hasta hoy, con el apoyo vía abstención del CDS, que se constituya en el Parlamento castellano-leonés una comisión de investigación sobre los 1.500 millones de subvenciones suministrados a firmas mineras en 1988.

Los socialistas creen disponer de datos sobre presuntas irregularidades: la consejería de Pérez Villar concedió la subvención más alta, por un importe de 135 millones de pesetas, a la empresa RENASA, a pesar de que el preceptivo informe técnico señalaba que dicha empresa "no puede tener acceso a las ayudas" por no ajustarse a los requisitos legales.

En el acta de la reunión de APEMA de 25 de septiembre de 1987 se decía: "Comentarios sobre la reunión mantenida con el consejero de Economía: los asistentes valoran positivamente la reunión mantenida durante el mes de agosto en la que el consejero les expuso su intención de ayudar al máximo al sector, así como facilitar los trámites administrativos en lo referente a empresas mineras". En el último año de gestión socialista estas ayudas a la minería rondaron los 240 millones de pesetas; Pérez Villar las elevó a 1.520 en 1988 y este año superarán los 1.800.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de mayo de 1990

Más información

  • La consejería de Pérez Villar dio a diversas firmas ayudas que superaron en un 200% lo solicitado