Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Intereses bajos, alquileres altos

El PSOE investiga varias actuaciones supuestamente anómalas del consejero de Economía, Miguel Pérez Villar. Éste abrió el 11 de noviembre de 1988 una cuenta con 1.000 millones de pesetas en el Banco CantábrIco, en su sucursal de Salamanca, para abrir una línea de crédito por igual cantidad, destinada a promover el parque tecnológico de Boecillo (Valladolid).En diciembre de 1989 no había sido tocada ni una sola peseta de ese dinero, con un dato añadido: el interés era de un 8,4%. Este interés fue incrementado a un 11,25% tras la realización de una pregunta parlamentaria de los socialistas sobre la finalidad de dicha cuenta.

El PSOE considera, al contrario que Pérez Villar, que ese interés continúa siendo bajo para los tipos remunerativos de la banca privada, sobre todo cuando se trata de un capital inmovilizado de 1.000 millones de pesetas.

Pérez Villar, que ayer aseguró que esos 1.000 millones siguen inmovilizados pero que han sido transferidos al Banco Simeón, fue directivo del Banco Cantábrico antes de su acceso al cargo político. La cuenta en el Cantábrico se abrió en Salamanca, aunque el lugar de la futura inversión era Valladolid.

El coste de la reforina

El PSOE de Castilla-León ha realizado también indagaciones sobre el alquiler por el Gobierno regional de un local situado en la avenida padre Isla, número 34 de León. El Gobierno socialista pagaba 198.072 pesetas al mes por su alquiler en 1986, y lo abandonó por insalubre.

En 1988, el Gobierno castellano-leonés alquiló de nuevo ese local por 784.000 pesetas mensuales. Pérez Villar alega que el propietario gastó 12 millones en reformarlo y que ahora se incluye el IVA. El PSOE cree que nadajustifica tal aumento. El propietario del local es José Miguélez, amigo de Pérez Villar, socio en el Diario de León y cliente de la asesoría de su esposa.

Ese diario publicó el pasado sábado que la Consejería de Pérez Villar concedió una subvención de 450 millones a la empresa Miguélez SL para construir naves industriales. Las naves fueron edificadas por Constructores Leoneses Asociados S A (COLESA), de la que Pérez Villar es copropietario. Pérez Villar resalta que la subvención no la recibió su empresa, sino Miguélez SL.

Por otro lado, un miembro de la actual Junta ha informado que el pasado septiembre un consejero del CDS del Gabinete autonómico, que acababa de suceder a un popular en las cartera, rechazó una comisión del 3% del valor del omisi proyecto si autorizaba un plan de viviendas sociales que afectaba a varias provincias. El citado consejero, según estas fuentes, rechazó tal oferta, que habría supuesto unos 15 millones de pesetas para las arcas centristas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de mayo de 1990