Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Querella contra Nitratos de Castilla por delito ecológico

El titular del Juzgado número 2 de Valladolid ha admitido a trámite la querella presentada por el Instituto Español de Ciencias Ambientales (IECA) contra la empresa vallisoletana Nitratos de Castilla (Nicas) por un presunto delito ecológico, de contaminación atmosférica con nitrógeno. La querella se hace extensiva también al alcalde.

El IECA presentó esta querella a mediados de septiembre, al entender que la emisión de nitrógeno que realiza Nicas pone en grave riesgo la salud humana, "aunque hasta el momento se ignora el número de muertes de las que esta contaminación pueda ser responsable". La responsabiliza también de que Valladolid esté en situación de emergencia casi un tercio de los días del año.La citada entidad basa sus denuncias en datos recogidos por la red nacional de vigilancia y prevención, según los cuales, Valladolid estuvo en emergencia total por contaminación producida por Nicas un 18% de los días de febrero y un 23% de los de marzo en 1987.

El Instituto Español de Ciencias Ambientales pide al Ayuntamiento que presente los expedientes de mediciones diarias de emisiones de nitrógeno en 1987, 1988 y 1989; reclama de la Consejería de Economía y Hacienda del Gobierno autónomo que haga públicas las mediciones de nitrógenos, y solicita de los departamentos de neumonología de los hospitales Clínico Universitario y Pío del Río-Hortega informes sobre la incidencia que la polución de nitrógeno ha tenido en el índice de mortalidad. A juicio del citado instituto, la contaminación aumenta las neumonías, los cuadros de bronquitis fibrosa quística y otras enfermedades graves. Pide finalmente la paralización de la factoría.

El Ayuntamiento de Valladolid ha calificado de "gratuitas" las manifestaciones del IECA, aunque reconoce que Nicas contamina. Por ello ha iniciado contactos con la Junta de Castilla y León y la empresa para solucionar el problema. Por su parte, el comité de empresa de la factoría, que tiene una plantilla de 400 trabajadores, asegura que la el índice de contaminación en Valladolid no disminuyó en junio y julio de 1989, meses en los que estuvo cerrada la fábrica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de octubre de 1989