El teatro, la asignatura pendiente

T. E., El Gobierno vasco piensa realizar un esfuerzo en inversiones en la creación de centros de exposiciones, un área tan abandonada en estos 10 años de funcionamiento autonómico.

La comunidad cuenta únicamente con cinco museos dignos de mención. Los artistas vascos apenas disponen de centros adecuados para sus exposiciones. El Departamento de Cultura ha reservado, en el ambicioso proyecto municipal de Bilbao de ubicar un gran centro cultural, un espacio de 10.000 metros cuadrados para crear el Museo de Arte Contemporáneo.

El Inventario del Patrimonio Vasco y la proliferación de pequeños museos especializados por toda la geografía vasca forman parte del grueso de proyectos oficiales de una Administración que reconoce, sin embargo, que el apoyo al teatro continúa siendo su asignatura pendiente.

Más información

La Administración ha decidido reducir el número de grupos teatrales subvencionados. De las 26 pequeñas compañías que recibían ayuda oficial, ahora únicamente seis grupos reciben subvenciones, que no superan los 12 millones para cada uno de ellos, durante dos años.

El crítico de teatro Pedro Barea reconoce que si las compañías no contaran, además, con las subvenciones de los ayuntamientos o las diputaciones, difícilmente podrían sobrevivir.

Los técnicos de la Administración argumentan la falta de tradición teatral en la comunidad vasca, a la vez que insinúan la falta de calidad de los productos presentados, que difícilmente conectan con el público.

Los productores y directores de teatro señalan, por su parte, que "quienes intenten comparar el éxito de una obra clásica con el teatro experimental están incurriendo en un error".

Directores, productores y críticos atribuyen a la Administración una falta de interés por el teatro. "Son funcionarios que cambian constantemente de cargo y no ejercen una política de continuidad. Son ellos los primeros que no van al teatro".

Los que viven del teatro vasco no pueden ocultar su enojo ante el último ejemplo de "desatención" oficial hacia el área más deficitaria de las artes.

La comedia musical vasca, escrita en tono irónico, titulada Euskadi, Euskadi, está en cartel, en un teatro, de gestión municipal, de Bilbao.

La representación deberá suspenderse durante las fiestas de la Semana Grande para dejar el escenario a Sarita Montiel. Cuestión de rentabilidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0011, 11 de agosto de 1989.