El reparto del dinero público

J. B., El examen de las cantidades gastadas en la construcción de infraestructuras culturales por las distintas administraciones actuantes en cada una de las tres capitales del 92, destaca el papel protagonista que ha desempeñado la Administración del Estado en Madrid. En Sevilla y Barcelona, en cambio, han sido los ayuntamientos, las diputaciones y las comunidades autónomas las que han asumido este papel.

La negativa del Ministerio de Cultura a facilitar cualquier dato sobre sus inversiones en las tres capitales mencionadas, aduciendo dificultades técnicas, impide evaluar con precisión el alcance del desequilibrio. Existen, pese a todo, datos aproximados sobre las inversiones del ministerio. Un es tudio realizado en medios próximos a los socialistas catalanes -al que fuentes próximas a Semprún oponen algunas objeciones sin facilitar, no obstante, los datos correctos- cifra en unos 23.700 millones el gasto que el ministerio ha realizado en Madrid en el período comprendido entre 1984 y 1989. A esta cantidad debe añadirse las gastadas por el Ayuntamiento, unos 4.300 millones (período 1984-1989) y por la Comunidad de Madrid, otros 1.747 (entre 1095 y 1985).

Más información

En Barcelona, el ministerio ",no ha gastado prácticamente nada", según distintas fuentes. Los datos facilitados por un portavoz gubernamental señalan, por ejemplo, que las inversiones realizadas en Barcelona por el ministerio en los años 1987 y 1988 suman unos 106 millones de pesetas. En Barcelona, el Ayuntamiento y la Diputación han gastado, en el período comprendido en los años 1984 a 1989, 4.089 y 1.861 millones, respectivamente, y la Generalitat otros 2.054, aunque esta última cantidad se refiere a un período de tiempo más prolongado.

Ninguna de las fuentes consultadas ha podido precisar la cuantía de las inversiones del ministerio en Sevilla, si se exceptúa su contribución para la reforma del Teatro Municipal Lope de Vega, proyecto en el que también ha colaborado la Junta de Andalucía. El Ayuntamiento invierte unos 120 millones anuales desde 1985 y la Junta de Andalucía ha gastado otros 1.800 millones en el Centro Dramático Andaluz y la restauración de La Cartuja.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 10 de agosto de 1989.