UNA MUJER, UNA FILOSOFÍA, UNA POESÍA

María Zambrano, que no recogió el Cervantes, suplió su asusencia con la belleza de su discruso

La actriz Berta Riaza leyó las palabras de la primera mujer en ganar el galardón

PEDRO SORELA, María Zambrano no pudo recoger personalmente ayer de manos del Rey el Premio Cervantes de literatura, por no permitírselo los achaques de sus 85 años, pero envió para representarla 14 páginas escritas en uno de los más bellos y nobles castellanos escuchados en una tribuna española en los últimos tiempos. Hablaba de Cervantes y del nacimiento de la libertad. Primera mujer condecorada con el premio, primera obra de pensamiento en llevarse el galardón, María Zambrano, de 85 años, tuvo en su 24 de abrid (es tradición que la ceremonia se celebre el 23, en el aniversario de la muerte de Cervantes) el primer día lluvioso y frío en la historia del premio, que entregan los Reyes en el paraninfo de la universidad de Alcalá de Henares.

Más información
El quiebro de los ritos

En nombre de la escritora recogió el premio su primo Rafael Tomero, que cumplió con las normas de acercamiento y saludo al Rey del protocolo más estricto, aunque tuvo que regresar para recoger el cuadro que hace parte de las credenciales del premio: una agradable obra alegórica pintada en suaves matices de azul aguamarina. Y en cumplimiento del deseo de la premiada -que fuese una mujer con buena voz quien leyese sus palabras-, la actriz Berta Riaza lo hizo con la cadencia y equilibrio necesarios a tan delicada empresa, y el rey Juan Carlos la felicitó después por ello.En la línea de sus mejores escritos, María Zambrano repitió el prodigio de acudir a las palabras de siempre, como alba, sueño, Libertad, como si se hablara de ellas por vez primera y sin que sonaran a retórica, y habló de Cervantes, del Quijote, de San Juan de la Cruz y de otros momentos luminosos del español con esa autoridad que no se puede improvisar. [Véase el discurso de María Zambrano en la página siguiente].

"Entrañable María Zambrano", dijo el Rey en el paraninfo, "filósofa atípica que ha seguido un camino que conduce directamente a las ideas, a la esencia del ser y del devenir, que ha acometido el análisis de la razón, que ha interpretado la Historia observando la sucesión de los hechos a través del tiempo, y que ha arrojado nueva luz sobre los grandes griegos y los sistemas filosóficos".

Y en otro momento: "como han convenido los estudiosos que se han acercado a una obra tan única, su hermetismo, muchas veces, es un grado especial de la claridad".

Jorge Semprún, ministro de Cultura, recordó la obra de la ausente Hacia un saber sobre el alma para subrayar tres palabras esenciales en la obra de la autora: Hacia, porque su obra siempre se ha propuesto abrir caminos; saber, aunque saber siempre provisional, porque ése es el cometido de la filosoflia; y alma, entendida como responsabilidad, como razón vital, "como reconquista de valores morales en el universo desanimado del cinismo o en el universo desalmado de la violencia totalitaria".

Dijo Semprún que la escritura de Zambrano es "esencialmente fernenina" -no feminista, que se define por su ideología-, pues ,,en su desplegarse, su frasearse, su ritmarse; en la salobre sabrosidad de ciertos adjetivos insólitos, en su luminoso hermetismo, la prosa de María Zambrano es como una hermosa mirada femenina: envite y esquive a la vez". Ahora bien, precisó, "los temas que desvela su lucidez no son específicamente femeninos. Son los temas de nuestro tiempo: tiempo de guerras y revoluciones, de ex¡llos y genocidios".

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS