Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las lagunas de Ruidera necesitan descansar Prohibido el riego en pueblos de Ciudad Real por la disminución del nivel del agua

Los graves problemas de escasez de agua padecidos en la provincia de Ciudad Real en los últimos años han propiciado que tanto la junta rectora del parque nacional de las Lagunas de Ruidera como la Confederación Hidrográfica del Guadiana reduzcan drásticamente las superficies de regadío. En algunos casos, como en Villanueva de la Fuente y en Montiel, durante dos años ha habido enfrentamientos entre los vecinos y la fuerza pública.

El hecho de que algunas lagunas del parque nacional de las Lagunas de Ruidera, a caballo entre Ciudad Real y Albacete, hayan bajado sus niveles hídricos en más de seis metros ha llevado al patronato rector a solicitar la prohibición de extraer agua subterránea, tal y como ya hizo el pasado año el Ministerio de Obras Públicas mediante un decreto ley. El riego de grandes extensiones de maíz en la finca Edes, SA, propiedad de Jaime de Arteaga, hijo del duque del Infantado y El Cuartico, del ganadero Samuel Flores, echó a la gente de Villanueva y Montiel a la calle por miedo a quedarse sin agua.En el primer caso los vecinos tiraron al suelo los postes que alimentaban de electricidad a la finca y no permitieron, pese a la presencia de un fuerte contingente de la Guardia Civil, que éstos pudieran ser colocados nuevamente.

El resto de los pueblos que constituyen el acuífero 24, cuya recarga anual está únicamente en función de las lluvias, ya que carece de reserva, tendrán prohibido el riego entre el 15 de junio y el 30 de septiembre. El resto del año ningún agricultor podrá incrementar su superficie de riego, y el máximo de agua que podrá extraer no superará en ningún caso los 2.000 metros cúbicos por hectárea. Esta cifra invalida totalmente la siembra de maíz, cultivo de gran tradición en la zona, por sus necesidades de agua.

Recuperación de las lagunas

El director conservador del parque nacional de las Lagunas de Ruidera, Federico Pinilla, calificó el plan de extracciones de "paso adelante que va a permitir recuperar en parte los niveles hídricos, ya que el agua que se utilizará para riego será menos en un 90% a disponible el año pasado".

Pese a todo, Pinilla indicó que la situación no es buena, ya que la laguna Blanca sigue seca, la Lengua está seis metros por debajo de su nivel habitual y la Redondilla entre dos y tres metros menos.

El parque, que pese a los numerosos visitantes que recibe durante al año no está muy degradado, cuenta con 3.772 hectáreas.

Por otra parte, la Confederación Hidrográfica del Guadiana ha s 2fialado que todos los pantanos de su cuenca -Peñarroya, Gas set, Vicario y Torre de Abraham- se encuentran al 37,6% de su capacidad, por lo que sólo 6.000 de las 17.000 hectáreas que anualmente se dedican al regadío podrán recibir agua.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de marzo de 1989