Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Stroessner, depuesto por su consuegro en un golpe que costó cientos de vidas

ALBERTO PERALTA AGENCIAS, "Aquí no va a haber ningún cambio, porque el coloradismo [en referencia al gubernamental Partido Colorado] con Stroessner, es eterno". La frase, repetida durante años hasta el cansancio por los políticos oficialistas, se hizo humo la noche de 2 al 3 de febrero junto al humo y el olor de la pólvora y el estruendo de los disparos que sacudieron la modorra de Asunción e hicieron caer, al precio de más de dos centenares de muertos, a un régimen que llevaba casi 35 años en el poder con el general Alfredo Stroessner, de 76 años, a la cabeza. Anoche juró como nuevo presidente y nombró su Gabinete el general golpista, Andrés Rodríguez, de 64 años, hijo de españoles y consuegro del derrocado dictador.

A las siete de la mañana (once, llora peninsular española), el general Rodríguez anunció por la cadena nacional de radio: "El general Stroessner se ha rendido".Mucho antes, en las primeras horas de la noche del jueves, había iniciado un bien planificado levantamiento con las tropas del primer cuerpo de Ejército, la más poderosa fuerza del país, de la cual él mismo es jefe. Su consuegro Stroessner hizo las maletas y en un avión Hércules C-130 chileno emprendió viaje hacia el exilio en Santiago de Chile, donde le esperaba su colega militar y correligionario en el amor por el totalitarismo, general Augusto Pinochet.

El general Rodríguez juré como nuevo presidente y presentó su nuevo Gabinete, en el que la representación militar es mínima, dos generales, que se hacen cargo de las carteras de Interior y Obras Públicas. La población recibió con optimismo el nombramiento de un civil al frente del Ministerio de Hacienda.

En una breve alocución, Rodríguez dijo que se consideraba un presidente "provisional", y prometió que su Gobierno buscará "una democracia tangible sobre la base de la igualdad de oportunidades de todos los partidos políticos". "Asumo el compromiso personal", dijo en su toma de posesión, "de defender las instituciones con energía si fuere necesario, pero siempre dentro del marco de la ley y de los derechos humanos de los demás. Todo para hacer una realidad tangible en nuestra patria la democracia sobre la base de la igualdad de oportunidades a todos los partidos políticos".

Pasa a la página 3 Editorial en la página 10

Cientos de muertos en la lucha para derrocar a Stroessner

Viene de la primera páginaUna dictadura de casi 35 años ha sido derrotada en una sola y terrible madrugada. No existe aún una información oficial del número de muertos en los distintos enfrentamientos, pero se estima que podrían ser entre 200 y 250.

El nuevo hombre fuerte paraguayo dijo que para conseguir la democracia su gobierno haría las modificaciones legales necesarias. Rodríguez especificó que para que los derechos humanos "sean una realidad y no una simple expresión de deseos, en el país debe existir una democracia auténtica, no solamente de fachada meramente legal". El concepto de la democracia para Andrés Rodríguez se basa en "una justicia fuerte e independiente y donde se respete el derecho a expresar opiniones, de reunirse pacíficamente, de manera que cada paraguayo tenga las misma posibilidades, sin privilegios para nadie". Añadió que se "luchará sin descanso para que la paz sea una realidad dinámica y no una paz de sepulcro en que la opinión esté amordazada y oprimida la libertad de opinión y de pensamiento".

Poco después de que finalizasen los tiroteos, miles de paraguayos, se calcula que alrededor de 15.000, se lanzaron a las calles céntricas de Asunción, en torno al Panteón de los Héroes de la República, para expresar su júbilo y confianza por el derrocamiento del dictador y el futuro de su país. En cabeza de los manifestantes se encontraban figuras señaladas de los partidos políticos. La multitud entonó el himno nacional y miles de gargantas comenzaron a vocear Patria querida somos tu esperanza, que se ha convertido en emblema de la oposición entre gritos entrecortados de otros grupos coreando el ya famoso eslógan contra las dictaduras: "El pueblo unido jamás se-.»á vencido", que se acuñó en la revoluición portuguesa de 1974.

Entre los manifestantes estaba el principal dirigente de la oposición Domingo Laíno, presidente del Partido Liberal Radical Auténtico; Euclides Acevedo, del Partido Revolucionario. Febrerista, y el hijo del presidente Tomás Romero, derrocado por Stroessner hace 34 años.

Los centros leales

Los carros de combate y las tropas del primer cuerpo de Ejército atacaron los tres centros leales a Stroessner en Asunción: el cuartel central de Policía, el palacio de Gobierno y el batallón escolta presidencial.

Todo esto aconteció a las 23.30 horas, pero los sublevados habían dado el golpe maestro un par de horas antes, cuando un comando detuvo al general Alfrede Stroessner en la casa de su amante, Ñata Legal, tras reducir a sangre y fuego a la guardia que le acompañaba, Algunos testigois aseguraron que el dictador abandonó el edificio rodeado por soldados con las manos en alto. Según fuentes oficiosas, Stroessner fue trasladado al cuartel de Caballería, donde permanecía detenido en espera de partir- hacia Chile. González Llamas, un ingeniero español casado con la hija de Stroessner, Graciela Concepción, pidió ayer en la Embajada espariola un pasaporte para su mujer, según fuentes cercanas al Ministerio de Exteriores.

Las tropas de Rodríguez no encontraron mucha resistencia en el palacio de Gobierno. El combate fue más intenso en el cuartel general de Policía, donde el tableteo de las ametralladoras y los disparos de morteros y cañones hicieron encerrarse en sus casas a centenares de asunceños. La resistencia puesta por los efectivos policiales dio lugar a un intenso combate, que arrojó numerosas víctimas mortales. Algunos contingentes policiales fueron perseguidos por las calles de Asunción, y podían verse cadáveres a varias manzanas de la sede del cuartel central. En las primeras horas de la madrugada cesó el enfrentamiento con la toma de la posición por parte de las tropas sublevadas y, poco después, se supo que la policía respondía ya al mando del general Rodríguez, mientras el jefe de la unidad, general Francisco Brites, era detenido.

Lucha encarnizada

La lucha más encarnizada se registró en las proximidades de la sede del batallón escolta presidencial, posición sobre la que convergió el grueso de las tropas sublevadas, habida cuenta de que dicha dotación poseía gran cantidad de hombres y los mejores armamentos. El enfrentamiento se prolongó a lo largo de toda 1 a madrugada y, cuando se consiguió la rendición, quedó el saldo de 150 muertos y las edificaciones prácticamente reducidas a escombros, debido al intenso fuego de artillería.

Mientras se producían estos enfrentamientos, un capitán y seis soldados de las tropas del gener al Rodríguez ocuparon la radio Primero de Marzo, la más importante del país, y lanzaron una proclama del jefe sublevado en la cual exponía los motivos de su movimiento.

Ya avanzada la madrugada de ayer, varias unidades militares manifestaron su adhesión al levantamiento y a las banderas enarboladas por el general Rodríguez.

La tercera división de Infantería (con sede en la ciudad de San Juan Bautista), la cuarta división de la ciudad de Concepción, la octava del norte del Chaco y la Aeronaútica proclamaron su adhesión incondicional a Rodríguez. Mientras, en la radio se leía un mensaje del general al cuerpo diplomático, en el cual se señalaba que "fue necesario que el soldado paraguayo estuviera presente de nuevo para defender los derechos inalienables del hombre que en nuestra querida patria estaban vilmente pisoteados". Numerosas autoridades fueron detenidas en el curso de la madrugada, entre ellas el ex secretario privado del ex mandatario y vicepresidente de la junta de Gobierno militar, Mario Abdo Benítez.

De acuerdo con informaciones de la Embajada de España en Paraguay, ningún ciudadano de nuestro país sufrió percance alguno como consecuencia del levantamiento militar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de febrero de 1989

Más información