Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de Venezuela anuncia la suspensión de pagos de su deuda externa

El presidente de Venezuela, Jaime Lasinchi, anunció durante su habitual discurso televisado de fin de año que su país suspenderá el próximo día 17 de enero los pagos correspondientes a su deuda exterior anterior a 1983, más de 30.000 millones de dólares. Indicó, sin embargo, que reiniciará las conversaciones con sus 460 acreedores internacionales, de los que dijo que "tienen una actitud egoísta y falta de realismo".

El socialdemócrata Lusinchi explicó en la noche del 31 de diciembre que había "dado instrucciones precisas al ministro de Hacienda, Héctor Hurtado, para que informara a la banca acreedora la decisión de suspender los pagos por amortización de todos los saldos de deuda exterior bancaria comprometidos con anterioridad a 1983". La medida afecta tan sólo al pago del principal, manteniéndose las aportaciones de intereses de la deuda.El anunció del presidente venezolano pone fin a las infructuosas acciones realizadas por su administración con la comunidad financiera internacional para obtener "dinero fresco" y paliar el déficit presupuestario venezolano, que habrá superado en 1988 los 2.000 millones de dólares.

En su intervención televisada, Lusinchi justificó su medida en la caida del precio del petróleo y la subida de tipos de interés, y acusó a los bancos acreedores de "mantener posturas egoistas y poco realistas", aunque indicara que en los próximos días se reiniciarán las negociaciones con el propósito de "concertar una reprogramación de de esa deuda, que pueda ser cumplida por Venezuela sin afectar a su desarrollo".

Venezuela suscribió en 1987 un convenio de refinanciación de 21.500 millones de dólares de su deuda pública exterior, en un acuerdo que compromete más del 40% de sus ingresos por exportación. El convenio establecía catorce años para los pagos, a una tasa del 7,8% sobre el libor (tipo de interés interbancario de Londres) y se efectuó sin la intervención del Fondo Monetario Internacional.

Lusinchi explicó en su discurso de fin de año, que ha tomado esta decisión después de realizar una serie de gestiones ante la banca internacional para obtener nuevos créditos. Recordó que que a principios de diciembre, y de común acuerdo con el presidente electo Carlos Andrés Pérez -que asumirá el cargo el próximo 2 de febrero-, envió una misión a conversar con banqueros estadounidenses y representantes de la Reserva Federal, sobre la dificil situación económica del país y la necesidad de abordar el problema de la deuda desde otras perspectivas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de enero de 1989

Más información

  • Jaime Lusinchi acusa a sus acreedores de "egoístas y faltos de realismo"