Robert Matthews

¿Por qué la sociedad se rebela contra el sistema?

Hombre recio y de principios. No puede ser de otra forma quien comulga convencido con la izquierda ideológica en Estados Unidos. Profesor de Historia y Política Latinoamericanas en la universidad de Nueva York, tiene 46 años, nacido en Filadelfia, casado y con dos hijos. Su interés como investigador se centra en las revoluciones, "en ese punto en el que confluyen las inquietudes de un pueblo y estallan contra la autoridad"."¿Qué hace que el hombre se rebele contra el sistema?".

Por eso la huelga general del pasado miércoles en España le impresionó. "Es algo inconcebible en Estados Unidos, no sólo por el tamaño del país, sino por la implantación mayoritaria del individualismo. Allí no llega al 20% el porcentaje de trabajadores afiliados a sindicatos".Robert Matthews ha viajado a Miadrid para participar en un programa de TVE y dar una conferencia sobre el futuro de la política exterior de Estado Unidos hacia el Tercer Mundo en el Centro de Investigación por la Paz, organismo dependiente de la Fundación Hogar del Empleado. ¿Qué va a cambiar,Bush en la política exterior? "Los nombramientos que ha hecho indican una política más pragmática, menos ideológica Bush no está tan obsesionado como Reagan con el avance del comunismo en el Tercer Mundo".

Robert Matthews cuenta con uno de los archivos más extensos que sobre el Irangate puedan encontrarse. "Lo que consiguió el Irangate fue cambiar el ambiente en Washington, hacerlo más crítico respecto al presidente. Sin embargo, el saldo es negativo porque no se han corregido las estructuras que lo hicieron posible. La comisión investigadora -concluyó que fueron errores de hombres, no de sistemas. Y eso es desalentador".

Cree que la única forma de romper el círculo de pobreza y autoritarismo en los países subdesarollados ha de partir de un nuevo planteamiento de la deuda externa, de un borrón y cuenta nueva. "No se puede exigir a esos países que dediquen el 50% de sus, exportaciones a pagar los intereses de su deuda".

Respecto a España, a la fecha clave de 1992, es contundente: "Ese año debiera servir para que creara más vínculos políticos y económicos, reales, con Latinoamérica. ¿España quiere preocuparse más por Europa y el Mediterráneo o atender más a sus deberes e intereses respecto a Latinoamérica? Soy escéptico respecto a la segunda alternativa".

Robert Matthews encontró en el alma y pueblo latinos la llave de su interés por el descontento social y las revoluciones, de la misma forma que el siglo XIX le sirve de referencia imprescindible para comprender muchos de los actuales acontecimientos. Conoce todos los países de lengua castellana, y en Venezuela ha vivido cinco años en dos etapas. La segunda, para recoger datos para su tesis doctoral. La primera, cuando tenía 22 años, como miembro del Cuerpo de Paz creado por Kennedy. "Era un proyecto que pretendía alcanzar la paz y el desarrollo con la presencia de jóvenes ilusionados".

Con el tiempo, Robert Matthews se ha vuelto mucho más escéptico. Hace suya la frase de un amigo: "Desde los años sesenta hasta ahora he aprendido a dudar". ¿Pero algo habrá absoluto? "Sí: que a pesar de la duda hay que seguir".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS