Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Un mundo aparte', un filme personal sobre el 'apartheid'

Shawn Slovo, hija de la periodista Ruth First y el abogado Joe Slovo, ambos miembros del Congreso Nacional Africano, y él ideólogo principal del movimiento antiapartheid, es la guionista y gestora de la película Un mundo aparte, estrenada anoche en Madrid con una gala benéfica a favor del Comité Antiapartheid de Madrid con motivo del Día de las Naciones Unidas, dedicado a este conflicto. Esta película, estrenada en el festival de Cannes este año, recibió el Gran Premio Especial del Jurado y la distinción a la mejor interpretación femenina, a Barbara Hershey, Jodhi May y Linda Mvusi.Shawn Slovo, guionista profesional, se planteó Un mundo aparte como un testimonio personal sobre sus vivencias como niña e hija de dos profesionales blancos que se comprometieron con la causa antiapartheid en los años sesenta. "Mi familia fue al exilio en 1964, y la película está basada en los meses anteriores a nuesta salida de Suráfrica", dice Shawn Siovo. "Coincide con los primeros momentos de represión tal como la conocemos ahora en este país, que hasta entonces conocía sólo la resistencia pacífica".

"Mi madre fue la primera mujer blanca que sufrió lo que entonces se llamaba La ley de 90 días, tiempo que un preso podía ser retenido sin cargos y sin juicio. En 1978 ella regresó a Mozambique para seguir trabajando, y en 1982 fue asesinada por una carta bomba enviada desde Suráfrica".

"Escribí el guión adoptando el punto de vista de una niña de 13 años porque pensé que sería más accesible a un público occidental que se plantea las mismas preguntas sobre un asunto que desconoce en su complejidad", comentó Shawn Slovo.

La actriz Linda Mvusi afirma que la película retrata un momento crucial en la vida de ese país. "El filme nos ha dado la oportuniad de retratar lo que fue esa época a pesar de la represión que ha habido para ocultarlo. Chris Menge, el director, insistió en trabajar con el mayor número de gente que hubiese vivido esos años y estuvo abierto a nuestras aportaciones personales. Esta película tiene además la ventaja de no tratar el apartheid con los estereotipos paternalistas del cine occidental".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de octubre de 1988