Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MÚSICA PARA LA LIBERTAD

El concierto de su vida

A la salida del concierto, las conversaciones sólo incluían adjetivos superlativos. Algunos hablaban de Sting, otros de Peter Gabriel o del Boss, la mayoría se había sorprendido con el savoir faire de El último de la Fila mientras que bastantes acababan de descubrir con sorpresa a Youssou N'Dour pero para todos, sin diferencia de gustos o predilecciones, había sido el concierto del año, incluso el concierto de su vida. Nadie salió defraudado. Podían haber estado otras superestrellas, incluso alguna de las que nunca nos ha visitado, en el cartel pero, a la vista de los resultados, lo seguro es que no lo habrían llenado ni más ni mejor.Para completar el cúmulo de satisfacciones la mayoría de los participantes y todos los que habían podido asistir a alguno de los conciertos anteriores de la gira (Londres, París, Budapest o Turín) coincidían en afirmar que la actuación barcelonesa había superado en mucho a sus predecesoras, tanto en el aspecto musical y comunicativo como en calor y participación de un público incombustible. Las actuaciones se alargaron más de lo previsto, los cambios de escenario fueron más rápidos y el sonido de una calidad y claridad muy superiores. Felicitémonos pues. En el césped, en las gradas y en el escenario se compensó con creces los déficits y el descontrol de una organización excesivamente amateur.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de septiembre de 1988