DOCUMENTOS PARA LA ELABORACIÓN DE LOS PRESUPUESTOS GENERALES

Crecer al 4% con una inflación al 3%, objetivos macroeconómicos del Gobierno hasta 1992

Los objetivos macroeconómicos que se ha fijado el Gobierno para 1989, enmarcados en un cuadro que alcanza hasta 1992, prevén estabilizar la inflación en un 3% anual con un crecimiento medio de la actividad cercano al 4%, si bien éste tendría un pequeño bache en 1990 que sería superado con rapidez. Por su parte, tanto la inversión como el consumo seguirían su línea de desaceleración con respecto a los máximos registrados en 1987. Pero este efecto está previsto que continúe siendo compensado por el reequilibrio que se registra por parte de las cuentas exteriores.

Más información
El déficit público será erradicado en tres años
Las importaciones aumentarán más que las exportaciones hasta 1992

Los objetivos macroeconómicos que aparecen en el gráfico y en el cuadro adjuntos han sido elaborados por el Ministerio de Economía y Hacienda con el fin principal de obtener una previsión de ingresos y gastos del Estado y la Seguridad Social para los próximos años, de cara al estudio del proyecto de Presupuestos para 1989 que estudiará el Consejo de Ministros.Los cuadros fueron elaborados por la Secretaría General de Planificación y Presupuestos, dirigida por Antonio Zabalza, antes de conocerse el aumento del 1,3% en el índice de precios al consumo (IPC) que se registró el pasado mes de julio, cifra que coloca el IPC acumulado a sólo una décima del 3% que el Gobierno se ha fijado como objetivo para 1988.

En medios gubernamentales se señala, sin embargo, que los objetivos finales del Gobierno se ajustarán a este trabajo, pues los cambios serán mínimos y afectarán fundamentalmente a una nueva consideración del año 1988, que en materia de precios podría situarse en torno al 3,5%.

En cuanto al crecimiento económico previsto para los próximos años se espera que siga sustentado en la expansión de la demanda interna (consumo e inversión).

Después de un incremento del 8,1 % de la demanda interna en términos reales durante el año pasado, para 1988 se espera un aumento del 6,2%.

En cuanto a las perspectivas a medio plazo, a lo largo del próximo cuatrienio el incremento medio que se recoge en estas previsiones es del 4,5%.

Tal evolución prevista se basa en un crecimiento medio del consumo privado del 3,4%, asi como en un avance del consumo público ligeramente inferior al anterior después de que en años pasados lo desbordara y en una creciente contribución de la inversión o formación bruta de capital, cuyas tasas de avance reales serían superiores al 8%.

En cuanto a los precios, este Escenario macroeconómico y presupuestario 1988-1992 fija un objetivo de inflación del 3%, porcentaje en el que coincidirían durante los próximos años tanto el índice de precios al consumo como el índice global de precios del conjunto de la economía (una vez considerados los del consumo público, los de la inversión y del sector exterior).

Estos precios globales, medidos por el defiactor del producto interior bruto, alcanzaron durante el año 1987 el 5,7%, aun cuando el IPC terminó en diciembre con un aumento del 4,6%.

Para el presente año el deflactor se espera que se sitúe cerca del 4,6%, y de cara a 1989 la previsión es que baje por primera vez al mismo nivel que el objetivo de índice de precios al consumo, el citado 3%.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS