Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sandinistas y la 'contra' abren hoy un diálogo en Costa Rica

ANTONIO CAÑO ENVIADO ESPECIAL Nicaragua ha recibido con indisimulable alivio la decisión del presidente norteamericano, Ronald Reagan, de rebajar hasta 36 millones de dólares (unos 4.000 millones de pesetas) la ayuda para la contra que solicitará al Congreso de Estados Unidos. Esa cantidad, según las primeras declaraciones de dirigentes sandinistas, no afectará al proceso de paz en marcha en Centroamérica, que hoy entra en una de sus fases más importantes, con el inicio en San José de diálogo directo entre el Gobierno nicaragüense y una delegación de la contra.

Antes de viajar hacia la capital costarricense, el jefe de la delegación de Nicaragua en las conversaciones de alto el fuego, el vicecanciller Víctor Hugo Tinoco, declaró que la ayuda solicitada por Reagan "no es una contribución a los esfuerzos de paz en Centroamérica". "Pero espero", añadió, "que no afectará al proceso en marcha". El pasado día 16, al término de la última cumbre de presidentes centroamericanos, Daniel Ortega, había advertido que un solo dólar de ayuda para la contra que aprobase Estados Unidos "mataría los acuerdos de Esquipulas 2".A las declaraciones de Tinoco, que, en la noche del martes mantuvo una reunión en Managua, para preparar su misión, con los comandantes Bayardo Arce y Jaime Wheelock y uno de los asesores de los sandinistas en las conversaciones de alto el fuego -el diputado socialdemócrata alemán Hans Joergen Wischnewski-, se une un editorial publicado ayer por el órgano oficial del Frente Sandinista, Barricada, en el que se juzga con mucha prudencia la decisión de Reagan. "Sería un error preinaturo", afirma Barricada, "calificar de derrota el que Reagan haya decidido rebajar la cifra".

La cantidad de 36 millones de dólares solicitada por Reagan para la contra -de la cual, un 105, sería destinado a ayuda militar en el caso de que no haya progresos en las conversaciones de alto el fuego antes del 31 de marzo- supone una rebaja sustancial respecto a las intenciones iniciales de conseguir 270 millones de dólares (unos 30.000 millones de pesetas). Aun así, la cifra que debe votar el Congreso los próximos días 3 y 4 se acerca, por ejemplo, al total del presupuesto de Nicaragua para este año -50 millones de dólares- (5.600 millones de pesetas), y puede ser suficiente para mantener activa a la contra por un largo periodo de tiempo.

Los dirigentes nicaragüenses han querido facilitar un buen clima para esas negociaciones con la autorización de 13 informativos radiofónicos y dos revistas, entre ellas el órgano del sindicato de la oposición, la Confederación de Unificación Sindical (CUS).

Según ha adelantado un portavoz, la contra insistirá en negociar el alto el fuego inseparablemente del proceso de democratización en Nicaragua, para lo cual planteará la incorporación al diálogo de los partidos de la oposición interna.

Más información en la página 13

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de enero de 1988

Más información

  • Levantada la prohibición en Nicaragua a 13 informativos de radio y dos revistas