Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernández Ordóñez dejará la comitiva de González para negociar un nuevo acuerdo. con EE UU

ENVIADO ESPECIAL El ministro Francisco Fernández Ordóñez abandonará dentro de dos días la comitiva que acompaña al presidente del Gobierno, Felipe González, en su recorrido por tres países de Latinoamérica, regresando precipitadamente a Madrid para estar presente en la séptima ronda negociadora con EE UU para la reducción de tropas norteamericanas en España. El Gobierno español enviará al de Estados Unidos a comienzos de la segunda semana de noviembre un breve comunicado donde hará constar que no desea prorrogar el actual convenlo bilateral. Los servicios jurídicos del Ministerio de Asuntos Exteriores han comenzado ya a preparar el texto de un nuevo convenio, según fuentes diplomáticas.

El nuevo convenio, en todo caso, deberá estar aprobado por las Cortes antes del próximo día 14 de mayo, lo que, en palabras de un miembro del Gobierno español, "obligará a los americanos a negociar muy deprisa".La partida de Fernández Ordóñez desde Uruguay muestra claramente la menor importancia que España concede a la última etapa de este recorrido latinoamericano, México, adonde González ya ha viajado oficialmente en otras dos ocasiones. Dentro de esta gira, el presidente González se reunió ayer en Buenos Aires con los líderes del Partido Justicialista (peronistas) Carlos Menem, Antonio Cafiero e Italo Lúder.

El adelantado regreso del titular de Asuntos Exteriores refleja también la preocupación de la diplomacia española ante la marcha de las negociaciones con Estados Unidos, y la convicción de que la séptima ronda negociadora que se inicia el próximo jueves día 5, en Madrid, concluirá sin acuerdo y pondrá en marcha los mecanismos de denuncia del covenio vigente desde 1982.

Borrador

Aunque Fernández Ordóñez no forma teóricamente parte de la comisión negociadora, su vuelta a Madrid indica hasta qué punto desea estar personalmente al tanto de lo que se trate entre los negociadores en el despacho vecino. Según altas fuentes diplomáticas españolas, los servicios jurídicos del Palacio de Santa Cruz se encuentran ya incluso. elaborando el borrador de un nuevo convenio, que sustituya al hasta ahora vigente y que será denunciado entre los días 9 y 12 de noviembre. El nuevo convenio tendría un marco jurídico similar al actual, aunque, probablemente, no incluirá plazos explícitos de caducidad y, desde luego, excluirá a Torrejón de la lista de bases de "utilización conjunta".

Este nuevo convenio habrá de est ir ratificado por las Cortes antes de que, el 14 de mayo, comience a contar el plazo para que los norteamericanos desmantelen las bases si antes no hay acuerdo con los españoles.

Por ello, será preciso, dijeron las fuentes diplomáticas españolas en Buenos Aires, que Washington se avenga a negociar cuanto antes, ya que se considera que la discusión del nuevo convenio podría prolongarse durante al menos un mes. Los diplomáticos españoles juzgan que el acuerdo inicial para negociar el nuevo convenio debería darse ya en enero o comienzos de febrero, porque el trámite parlamentario puede ser largo, y las Cortes necesitan tomarse su tiempo para aprobar algo tan importante". Es decir, que Estados Unidos se verá forzado para esas fechas a ceder a las exigencias españolas para que sus aviones F-16 abandonen Torrejón.

[Santiago Varela, portavoz en funciones del Gobierno, aseguró ayer en Madrid que el Ejecutivo mantiene el deseo de llegar a un acuerdo con los Estados Unidos antes del vencimiento del convenio bilateral, pero "no aceptará presión alguna", aseveró. No obstante, consideró prematuro pronunciarse respecto a un calendario de actuaciones del Gobierno, en caso de que el acuerdo con Washington sea imposible. Varela agregó que España no estará presente el la Unión Europea Occidental (UEO), "si eso supone abandonar alguna de las condiciones establecidas en el referéndum sobre la Alianza Atlántica"].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de octubre de 1987

Más información

  • El Gobierno prevé denunciar el actual tratado en la segunda semana de noviembre