EL DIÁLOGO ENTRE LAS SUPERPOTENCIAS

Periodistas de los dos bloques, polarizados frente al desarme

El impacto de la propuesta soviética en las conversaciones de Schultz y Gorbachov ha marcado el encuentro celebrado este fin de semana en Budapest, entre 15 periodistas occidentales y 15 de los países del Este, organizado por la Fundación Alerdinck, entidad especializada en promover reuniones que puedan contribuir a la distensión entre los dos bloques.La conferencia se inició muy polarizada por las opiniones de los norteamericanos Pierre Salinger, que representaba a la cadena ABC-TV, y Flora Lewis, de The New York Times, por un lado, y los soviéticos Valentin Falin, de la agencia Novosti, y el escritor VIadimir Lomeiko. Los primeros subrayaron especialmente la fragilidad del cambio en la Unión Soviética, que depende fundamentalmente de la voluntad y el acierto de una sola persona, Gorbachov, y que está frenado por la inercia que oponen los funcionarios, reacios a reconocer que las posturas que defendían públicamente hasta hace sólo unos meses eran equivocadas.

Los soviéticos, por su parte, subrayaron que constituye una simplificación excesiva la imagen que está difundiendo la prensa occidental sobre lo que está sucediendo actualmente, pues parecen describir una "conversión" de la URSS, por la necesidad de ahorrar en sus gastos militares, cuando la realidad es que la distensión sólo se producirá si hay una profunda revisión de las posturas de ambas partes.

A medida que iban llegando a Budapest datos sobre el desarrollo de la entrevista de Moscú; la reunión de los periodistas, aún manteniendo el realismo, modificó perceptiblemente su clima, y la mayor parte de los asistentes empezó a referirse a los problemas que deberán abordarse inmediatamente después de que se consiga una distensión real en los planteamientos estratégicos nucleares.

Salinger aludió a la necesidad, entonces, de abrir una negociación sobre la reducción de los ejércitos convencionales y David Franklin, de The Economist, habló de la creación de un nuevo concepto de Europa a partir de un replanteamiento de las ideas existentes sobre los dos bloques.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 24 de octubre de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50