Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESQUIPULAS 2

El presidente de Nicaragua cita los aspectos positivos del plan Reagan

El presidente nicaragüense, el comandante Daniel Ortega, encontró ayer aspectos positivos en la propuesta de paz de Estados Unidos y se mostró dispuesto a viajar inmediatamente a Washington para discutir también las iniciativas que presentaría Nicaragua. Daniel Ortega propuso un acuerdo de seguridad mutua con Estados Unidos y la creación de un marco que permita erradicar la presencia militar extranjera de Centroamérica y convertirla en una zona de neutralidad.En una conferencia de prensa celebrada al llegar ayer a Guatemala, Daniel Ortega se mostró más conciliador con Estados Unidos; que con otros países centroamericanos como Costa Rica y El Salvador. Propuso que a las conversaciones con EE UU deberían asistir también representantes del Congreso norteamericano y del Grupo de Contadora.

Considera Ortega que ese marco negociador sería propicio para comprobar si la propuesta de Reagan es meramente propagandística, para impresionar a la opinión pública norteamericana y lograr que se aprueben nuevos fondos para seguir la guerra, o si Estados Unidos está decidido a llegar a un entendimiento.

Ortega insistió en que al plan de EE UU "hay que buscarle la parte positiva" y añadió que "cuando se habla de negociar, hay que discutir propuestas para encontrar puntos de acercamiento hasta llegar a un acuerdo". No cree Ortega, que pueda interpretarse la propuesta como un ultimátum, porque no piensa que el Congreso de EE UU vaya a defender una posición que significaría la intervención de Washington en Nicaragua.

A una pregunta sobre la equiparación del diálogo del Gobierno nicaragüense con la contra y del salvadoreño con la guerrilla, Ortega replicó que son cosas diferentes. El presidente nicaragüense argumentó que la agresión contra su país procede del exterior, porque el propio Ronald Reagan ha dicho "soy un contra" y el Congreso aprueba los fondos contra Nicaragua. Sobre el diálogo con la contra, replicó que "el dueño del circo es el señor Reagan, que es el que paga. Hay que hablar con el dueño del circo y no con los payasos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de agosto de 1987