EDUCACIÓN

La mitad de los universitarios reunidos en Granada mantiene la marcha sobre Madrid

Las universidades españolas favorables a realizar una marcha sobre Madrid en protesta por la política educativa del Gobierno decidieron mantener la convocatoria, pese a que la propuesta no consiguió la adhesión de los dos tercios necesarios en la Reunión General de Universidades, (RGU), clausurada ayer en Granada. Entre los algo más de 200 votantes, la propuesta fue secundada por 99 representantes universitarios. Sí alcanzó, en cambió, los votos necesarios un calendario de movilizaciones que comienza mañana con una huelga de una semana de duración.

La marcha nacional sobre Madrid se realizará el día 28 o 30 de abril próximo. La propuesta contó con el apoyo de las universidades de Salamanca, Valladolid, Sevilla, Alcalá de Henares, Complutense de Madrid, Córdoba y, en buena parte, Granada, entre otras. La complejidad de la votación retrasó la aprobación de diversos puntos y provocó algunas situaciones paradójicas, como la aprobación de una moción con los dos tercios de votos necesarios, pero con sólo 44 adhesiones, -al ir disminuyendo el número de electores durante la larga sesión del sábado que concluyó al filo de las dos de la madrugada.La única diferencia entre los representantes estudiantiles favorables a la marcha surgió entre hacerla antes o después de las vacaciones de Semana Santa. Los participantes en la RGU aprobaron una moción en la que se exige la puesta en libertad de todos los estudiantes en prisión.

La propuesta fue hecha por representantes de la universidad de La Laguna, de Tenerife. En esta ciudad, ocho universitarios ingresaron en prisión este fin de semana acusados de participar en desórdenes públicos, y otros 21 fueron puestos en libertad por el juez.

En la jornada de clausura también se acordó formar una comisión de carácter técnico-sin valor decisorio- para negociar la tabla de reivindicaciones con el ministro de Educación, José María Maravall.

Cada universidad del país eligirá un representante para la comisión, más otros dos para eventuales sustituciones. Los miembros de -la comisión se reunirán por primera vez el 11 de abril en el edificio de Filosofía A de la universidad Complutense de Madrid.

Una semana de huelga

La tercera convocatoria de la RGU se acordó hacerla en Valladolid, del 8 al 10 de mayo próximo. El calendario de movilizaciones contra la política educativa del Gobierno comenzará con una huelga de una semana de duración a partir de mañana. También se celebrarán manifestaciones en cada distrito universitario a partir del jueves, que se repetirán en los días finales de este mes. Del 4 al 7 de mayo se realizarán asambleas en cada centro y facultad con la intención de analizar- el alcance de las movilizaciones y la propuesta ministerio al, que precederán a la reunión de Valladolid.El viernes pasado, los representantes estudiantiles sometieron a aprobación la tabla reivindicativa de cinco puntos esbozada en la anterior reunión, celebrada en Zaragoza el pasado mes de marzo. La ya referida complejidad de la votación impidió conocer los resultados hasta un día después. Además de cada uno de los puntos, los estudiantes votaron por separado los apartados en que se dividía cada uno.

Las propuestas que recibieron el apoyo de las dos terceras partes de los votantes fueron las relativas a la creación de mecanismos de control efectivo por parte del alumnado en la contratación de profesores y otra referida al Jumento de las partidas ministeriales destinadas a becas. En este sentido, se acordó que los criterios de selección de las solicitudes de becas sean más de índole socioeconómica que académica. Asimismo se aprobó la exigencia de que las cátedras no sean vitalicias y que se establezcan sistemas de evaluación diferentes a los tradicionales exámenes.

Vuelta a clase

Por otra parte, miembros del Colectivo de Representantes Estudiantiles y Asociaciones (CREA), que rechazan el movimiento asambleario y se consideran auténticamente representativos por haber sido elegidos en las urnas, se reunieron el pasado sábado en Madrid y decidieron hacer un llamamiento para la vuelta a clase en la Universidad. Los reunidos, que aseguraron contar con representantes de todas las universidades españolas, pidieron la dimisión del ministro Maravall y rechazaron el acuerdo firmado por el sindicato CC OO, el Sindicato de Estúdiantes y la coordinadora de estudiantes, que bajo una plataforma conjunta prevé movilizaciones globales para el próximo mes de mayo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 05 de abril de 1987.

Lo más visto en...

Top 50