El fracaso de las negociaciones sobre el café favorece a los países consumidores en detrimento de los productores

El futuro para los países compradores de café aparece con perspectivas halagüeñas, mientras que el panorama para las naciones productoras tiene tintes sombríos, tras el fracaso de las negociaciones sobre asignación de cuotas celebradas hasta este lunes en Londres entre los exportadores y consumidores del grano.Las conversaciones concluyeron sin acuerdo para el establecimiento de cuotas de exportación por las posturas irreconciliables de Estados Unidos, el mayor comprador mundial de café, y Brasil, principal productor del grano, según revelaron en Bogotá miembros de la delegación colombiana que asistieron a las deliberaciones en la capital británica.

La ausencia de un acuerdo deja en libertad al mercado, sometido a la ley de oferta y demanda, y no constreñido a la rigidez del sistema de cuotas de exportación que ha regido en las transacciones cafeteras de los últimos años. De esta manera, los países productores pueden vender en el mercado todo el volumen de café que puedan colocar. La primera consecuencia de la falta de acuerdos entre productores y consumidores fue la baja de 13 centavos de dólar para la libra (460 gramos de café), que pasó de 1,23 a 1,10 dólares en Nueva York.

Representantes de Brasil y Colombia, los dos mayores productores del mundo, no descartaron que el precio internacional del producto se sitúe por debajo de un dólar en los próximos días. Esta eventualidad puede darse porque las naciones cultivadoras de café sacarán al mercado todas sus reservas para paliar con mayores ventas la reducción de precios.

Se estima que este año saldrán al mercado unos 70 millones de sacos de 60 kilos cada uno, frente a los cerca de 60 millones que se comercializaron el año pasado.

Las naciones productoras de café culparon a EE UU de la falta de acuerdos en la distribución de cuotas, ya que la representación de ese país exigió el establecimiento inmediato de cupos definitivos de exportación, mientras que los productores plantearon la conveniencia de adoptar una cuota temporal hasta septiembre y fijar entonces las definitivas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 03 de marzo de 1987.

Lo más visto en...

Top 50