España bloquea de nuevo la aprobación de la política mediterránea de la CE

España impidió de nuevo la aprobación de la política mediterránea destinada a compensar a los países ribereños del mare nostrum de las consecuencias de la ampliación de la Comunidad Europea (CE) en la primera reunión de representantes permanentes ante la CE celebrada después de las elecciones generales, según informaron fuentes del Consejo de Ministros. El temor de que las exportaciones agrícolas del archipiélago canario, que no forma parte del territorio aduanero de la Comunidad, queden en situación desfavorable con relación a las del norte de África, incitó nuevamente a la delegación española a bloquear la adopción de una política que debería haber empezado a entrar en vigor este mismo mes.En el transcurso del encuentro, los representantes permanentes se mostraron, sin embargo, dispuestos a hacer nuevas concesiones a la delegación española, aumentando, por ejemplo, los contingentes de algunos productos tradicionales canarios, como los tomates, que entrarán en la CE en condiciones de igualdad con las exportaciones agrícolas de regiones mediterráneas terceras, principalmente del Magreb. Los interlocutores de España aceptaron introducir en la lista de productos aventajados desde un punto de vista arancelario a otras nuevas exportaciones del archipiélago, como la piña, el mango o la papaya, que no compiten con las de países terceros de la cuenca mediterránea donde no son generalmente producidas.

"A pesar de que a los representantes de Madrid", afirmó un portavoz del Consejo de Ministros, "se les ha explicado que se había llegado al límite y no se podían hacer más concesiones, estos argumentos no han bastado para flexibilizar su postura y el asunto será, probablemente, una vez más remitido al nivel político, a los titulares de Asuntos Exteriores", que se reunirán dentro de tres semanas.

En su respuesta, el jefe de misión español ante la CE, Carlos Westendorp, señaló primero que la inserción de nuevos productos iba acompañada de ciertas restricciones cuestionables e hizo sobre todo hincapié en que la oferta no aumentaba lo suficiente algunos contingentes. Además, añadió, "siguen estando sometidos a un reparto por Estados miembros a diferencia de los contingentes magrebíes que son globales, para toda la Comunidad".

Los representantes de los doce consiguieron, en su reunión del lunes, ponerse de acuerdo en solicitar a la Comisión Europea que elabore de aquí a mediados de mes un proyecto cifrado de cooperación técnica y financiera con los Estados ribereños del mare nostrum, que constituye la segunda fase de la política mediterránea.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS