Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GUERRA EN EL MEDITERRÁNEO

La mayor operación aérea desde la guerra de Vietnam

A las ocho de la tarde, hora peninsular española, con precisión matemática, 18 bombarderos estratégicos FB- 111 despegaban de las pistas de Mildenhall, Lakenheath y Upper Heyfor, bases norteamericanas en el Reino Unido. Prácticamente a la misma hora, los ministros de Asuntos Exteriores de la Comunidad Europea (CE) terminaban en La Haya una reunión urgente para tratar de evitar una intervención norteamericana contra Libia. Los ministros salían convencidos de que habían evitado el temido estallido bélico en el Mediterráneo. Según el secretario .de Estado norteamericano, George Shultz, los ministros no habían sido informados de los planes de Washington,,. aunque "algunos de los Gobiernos" estaban al tanto.

A 6.000 kilómetros ole distancia, el presidente Reagan y sus asesores esperaban la respuesta a sus aliados, mientras seguían abiertos a la posibilidad de un ataque contra Libia. Los europeos se fueron a dormir, convencidos de que la amenaza norteamericana de atacar militarmente a Gaddafi había sido superada por las moderadas gestiones diplomáticas.Poco antes de las ocho de la tarde (hora peninsular española), 17 gigantescos aviones cisterna KC-10 y 13 KC-135 habían despegado de las bases de Fairford, Gloucestershire y Mildenhall, también en Inglaterra, con sus depósitos cargados de combustible, que horas después trasvasarían a los bombarderos FB-111 sobre el Atlántico a unos 15.000 metros de altura, antes -de enfilar el Mediterráneo por el Estrecho de Gibraltar camino de las costas libias. Estaba en marcha la mayor operación aérea norteamericana desde la guerra de Vietnam.

A 250 kilómetros de las costas libias, dos portaviones, el América y el Coral Sea, arropados por otros 30 buques de la VI Flota norteamericana, estaban en situación de alerta, esperando el momento de entrar en combate.

Los Iuperbombarderos FB-111 seguían avanzando en su ruta, de5.196 kilómetros ¡da y vuelta, volando 12 horas sin interrupción, bordeando el Atlántico por la península Ibérica, para adentrarse en el Mediterráneo por Gibraltar.

El Gobierno francés se había negado a autorizar el paso de los aviones por su territorio, lo que hubiese reducido a la mitad el recorrido hacia sus blancos. El Gobierno español también había respondido a Washington negativamente a la petición de que- los bombarderos sobrevolaran el espacio aéreo español y el empleo como apoyo, de las bases de utilización conjunta.

Sobre la una de la madrugada los radar españoles detectaron el paso de los bombarderos norteamericanos por las cercanías de Gibraltar, situación que el presidente del Gobierno, Felipe González, comunicó a su homólogo italiano Bettiño Craxi.

Minutos después, hacia la 1.15, los FB-111 y la. VI Flota establecían los últimos controles de coordinación. Y 15 cazas A-6 y A-7 estacionados en los portaviones América y Coral Sea comenzaron a calentar motores, para arropar a los bombarderos estratégicos que venían del Reino Unido, además de. otros tres FF- 111 que habían despegado de la base británica de Upper Heyford, y que, equipados con contramedidas electrónicas, tenían como misión confundir las defensas libias.

Al menos dos aviones-radar E-2C, de los portaviones de la VI Flota, controlaron y dirigieron a los bombarderos a sus objetivos previamente señalados, mientras aviones de interceptación, probablemente F-15 o F-18, los escoltaban. Según expertos militares, en la operación, minuciosamente preparada desde hace semanas, prestaron un importante apoyo logístico satélites espaciales.

El ataque aéreo contra Libia sólo duró 12 minutos, de las dos de la madrugada a las 2.12 horas, y fue un éxito debido al factor sorpresa, a la neutralización electrónica de los sistemas de,radar libios, a la supresión de los misiles enemigos, al ataque en vuelo bajo y la -nocturnidad, afirmó ayer el Pentágono en su primera evaluación de la operación, informa desde Washington Francisco G. Basterra. El Ministerio de Defensa confirmó la desaparición de un bombardero FB- 111, pero no dijo que hubiera sido derribado por los libios.

El portavoz del Pentágono, Robert Sims, explicó que se utilizaron decenas de misiles contra los radar libios, encargados de dirigir la defensa antiaérea. En el aeropuerto de Benina, cerca de Bengasi, los norteamericanos destruyeron entre 5 y 12 Mig-23, de fabricación soviética, y otros tres aviones libios en el sector Militar del aeropuerto de Trípoli. Estas estimaciones son "muy conservadoras", precisó Sims.

El cuartel de Azizya, en Trípoli, sufrió "daños estructurales" y los defensores se vieron sorprendidos y confundidos por el ataque y siguieron disparando al aire minutos después de que los aviones norteamericanos desaparecieran. La aviación de Estados Unidos se enfrentó a un "fuerte fuego de misiles SAM" en el área de Bengasí y a "misiles SAM y fuego antiaéreo convencional" en Trípoli. La resistencia en la base aérea de Benina fue "ligera". Los aviones atacaron los cinco objetivos, tres en Bengasi y dos en Trípoli, simultáneamente.

Éstos no son datos definitivos, ya que había un techo de nubes ayer sobre la iranja costera de Libia, que dificultó las fotograflias aéreas obtenidas por los satélites norteamericanos y los vuelos de reconocimiento sobre las zonas afectadas, informó el Pentágono.

Tras el ataque, los aviones norteamericanos regresaron a sus bases, unos a los cercanos portaviones America y Coral Sea y los 18 FB-111 camino del Reino Unido. El regreso estuvo apoyado por los aviones radar E-2C y otros de la VI Flota. El secretario de Defensa, Caspar Weinberger, reconoció que en el recuento de los que regresaron faltaba un FB- 111, con dos pilotos a bordo.

Doce horas de vuelo

Dos horas y media después, a las 4.35, un bombardero FB-111, de regreso a su base en el Reino Unido, anunció que estaba en situación de emergencia, y poco después aterrizaba en la base aeronaval hispano-norteamericana de Rota. Un portavoz del Ministerio de Defensa español dijo que el avión estaba siendo reparado ayer y que abandonaría España en las próximas horas.Según Washington, un bombardero similar sigue sin ser localizado. Funcionarios del Departamento de Defensa norteamericano señalaban ayer que las labores de búsqueda del aparato habían resultado infructuosas.

Tras 12 horas ininterrumpidas de vuelo, y un recorrido de más de 5.000 kilómetros, 16 bombarderos FB-111 regresaron a sus bases en suelo británico, dos menos de los que habían despegado. Uno averiado en Rota, y el otro seguía desaparecido, probablemente en el mar. Europa se despertaba sorprendida y alarmada por la operación bélica, que la noche anterior parecía descartada. La alarma y el temor eran más evidentes en los países mediterráneos sobre los que pesa la amenaza de represalias de Gadolafi.

A las cinco de la tarde, Radio Trípoli anunciaba haber iniciado represalias sobre la isla italiana de Lampedusa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de abril de 1986

Más información

  • 5.200 kilómetros de vuelo para 12 minutos de castigo