Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA 'OTRA EUROPA'

El disidente soviético Charanski, incluido en un canje de espias entre el Este y el Oeste

El canje de espías entre el Este y el Oeste más importante de la posguerra va a producirse en los próximos días en Berlín, según informaciones del diario alemán occidental Bild, confirmadas en círculos gubernamentales de EE UU e Israel. Gracias a este canje, cuya negociación ha concluido ya con éxito, según las fuentes citadas, será liberado el disidente soviético Anatoli Charanski, matemático judío condenado a 13 años de prisión en 1978 por supuestas conexiones con la Agencia Central de Inteligencia norteamericana (CIA).El intercambio de prisioneros se producirá en el puente Gliniecker, que une los dos sectores de Berlín, donde ya se produjeron en el pasado canjes similares. Según las fuentes citadas, el canje se realizará dentro de los próximos tres días, aunque la televisión alemana afirmó anoche que la fecha escogida es el día 11 de este mes. Según Bild, el acuerdo logrado entre Moscú, Berlín Este, Bonn y Washington es el resultado de largas negociaciones en las que la RFA y EE UU quisieron en un principio incluir la puesta en libertad del físico nuclear soviético Andrei Sajarov, desterrado desde hace cinco años en la ciudad de Gorki.

No obstante, la URSS mantuvo su negativa a conceder la libertad a Sajarov, basada en que el físico conoce importantes secretos de la industria nuclear soviética. El Gobierno de Bonn no ha confirmado ni desmentido la noticia.

El intermediario para este nuevo canje de espías ha sido otra vez el abogado de Berlín Este Wolfgang Vogel. Desde 1962, cuando logró el intercambio del piloto norteamericano Gary Powers por el importante espía soviético Friedrich Abel, el abogado alemán oriental parece ser una pieza insustituible en acuerdos de este tipo entre ambos bloques.

Charanski es, tras Sajarov, el prisionero de conciencia soviético más conocido en Occidente. Desde 1970 ha presentado numerosas solicitudes de emigración a Occidente. Desde hace ocho años, Charanski, a quien el régimen soviético considera agente del imperialismo, se encuentra en prisión. Según información llegada a Bonn desde Israel, la mujer de Charanski está ya, probablemente, en la RFA a la espera de su marido.

A cambio de Charanski y de varios colaboradores de los servicios secretos de la RFA actualmente presos en Alemania Oriental será puesto en libertad por los Gobiernos occidentales un número indeterminado de espías orientales, entre ellos Erwin Lutze, el agente del Este que más tiempo lleva en prisión en la RFA.

Lutze fue condenado en junio de 1979 a 12 años de cárcel por haber revelado a los servicios secretos de Alemania Oriental los planos de los oleoductos de la OTAN en Europa, a los que tenía acceso en su puesto como empleado del Ministerio federal de Defensa.

El diario sensacionalista alemán occidental Bild, aunque rotundamente anticomunista, es utilizado con frecuencia por las autoridades soviéticas para filtrar noticias a Occidente. Las informaciones soviéticas para Bild suelen proceder del periodista soviético Víctor Louis, a quien se considera relacionado con el Comité de Seguridad del Estado Soviético (KGB).

El mayor intercambio de espías entre Este y Oeste habido hasta hoy se produjo el pasado 11 de junio también en Berlín. Veinticinco colaboradores de los servicios secretos occidentales fueron canjeados entonces por cuatro espías soviéticos que cumplían condena en Estados Unidos. Entre los agentes occidentales varios habían sido condenados a cadena perpetua en la RDA y en la URSS.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de febrero de 1986