COMUNICACIÓN

Cebrián destaca el papel de la Prensa en la reconstrucción de las libertades

Juan Luis Cebrián, director de EL PAÍS, destacó ayer en Barcelona el papel que jugó la Prensa española en la transición democrática tras la muerte del general Franco. En una conferencia sobre Los medios de comunicación en la modernización de España, pronunciada en un ciclo organizado por el Círculo de Lectores, Cebrián dijo que "los medios de comunicación acompañaron y orientaron a la colectividad de los ciudadanos en un proceso de reconciliación nacional y de reconstrucción de las libertades en el que todos los grupos sociales se vieron imbricados". Esta cuestión, añadió, no sería tan interesante "si no sucediera que, con frecuencia, los periódicos, no sólo en España, sino en todo Occidente, se comportan como uno de los elementos más chovinistas, regresivos y divisionistas, menos modernizadores por tanto, de la sociedad en que se mueven". Previamente, Cebrián había definido el concepto modernización. Según indicó, rnodernizar un país supone democratizarlo en la política y desarrollarlo en la ciencia y la economía.

El conferenciante apuntó el peligro de que "las tensiones chovinistas y patrioteras del Estado-nación se reproduzcan a escala de los nacionalismos que buscan reforzar su identidad frente al aparato del Estado, sobre todo cuando los modernos medios de comunicación de masas, merced a las nuevas tecnologías, difunden una especie de cultura mundial que amenaza con erosionar las tradiciones culturales, locales, regionales o nacionales de los pueblos: "Los medios de comunicación se ven en el deber de difundir los valores de la nueva cultura global y en el de reafirmar a cada paso la identidad de la sociedad en que se incardinan ( ... ) De la capacidad que tengan los periódicos, radios y televisiones para superar este conflicto, depende mucho el futuro del experimento del Estado de las autonomías. Depende, en definitiva, que el proceso autonómico sea en efecto un impulso modernizador, y no arroje a los españoles a un enfrentamiento estéril entre diversos provincianismos", agregó.

Cebrián alabó el papel modernízador de la radio, pero criticó la pobreza de la televisión y "el pánico ancestral, la reverencia sacramental, con que los poderes públicos y no pocos de los privados se acercan al mundo televisivo".

El conferenciante criticó el corporativismo en la profesión, que se manifiesta en la exigencia de un carné, título, licenciatura o requisito administrativo previo para el ejercicio profesional, lo que contrastó con la inexistencia de un sindicato de periodistas en España.

Cebrián fue presentado por el escritor y periodista Manuel Vázquez Montalbán.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS