_
_
_
_

La polémica hormona del crecimiento

El tratamiento para el enanismo, retirado en algunos países mientras se anuncia otro sintético

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Por el momento, la Dirección General de Farmacia y Medicamentos del Ministerio de Sanidad y Consumo ha decidido no tomar ninguna medida para la retirada de la hormona natural del crecimiento mientras se estudia la situación que ha provocado la retirada de la hormona en Estados Unidos, cuando no existe ninguna terapia de sustitución.El enanismo hipofisiario es un defecto congénito por el cual el organismo no produce o no asimila la somatotropina u hormona del crecimiento, lo que produce falta de crecimiento. Detectado a tiempo, el enanismo hipofisiario se ha venido tratando desde hace unos 15 años con hormona extraída de la hipófisis de cadáveres, con resultados que han permitido a muchos niños alcanzar una talla normal o casi normal.

Más información
Próxima aprobación de la hormona sintética en Estados Unidos

Escasez mundial de donaciones

El pequeño número de donaciones hace que en todo el mundo se produzca una escasez de esta hormona, situación que en España ha alcanzado caracteres alarmantes. A esta situación se ha venido a añadir la decisión de los laboratorios Kabi Vitrum, cuya casa matriz está en Suecia, de retirar del mercado mundial la hormona que venían produciendo, tras la alarma creada en Estados Unidos por tres fallecimientos debidos, al parecer, a encefalitis vírica, en personas sometidas hace varios años a tratamiento con hormona del crecimiento.

Kabi Vitrum era el principal suministrador del mercado español, donde permanecen, sin embargo, otras dos empresas fabricantes, Serono, italiana, y Nordisk, danesa. La doctora Ana Echeverría, responsable en el Ministerio de Sanidad y Consumo de la coordinación sanitaria en este tema, explica que los datos que se poseen no justifican la retirada de la hormona del mercado y que en España no se ha detectado ningún caso similar a los de Estados Unidos, aunque se ha intensificado el seguimiento de los casos tratados. La retirada dejaría a los niños, especialmente los de mayor edad, sin tratamiento alguno, ya que existe una edad límite para su efectividad. Los datos que posee el Ministerio de Sanidad y Consumo indican que puede haber en España unos 500 casos en tratamiento con la hormona, aunque haya más sin detectar, y otros para los que se solicita la hormona cuando no está demostrada la existencia de enanismo de este origen. Por otra parte, el enanismo es un defecto no mortal, lo que hace que haya que sopesar las ventajas e inconvenientes de su tratamiento.

Los fallecimientos achacados a la hormona del crecimiento en Estados Unidos pueden haber sido debidos, casi con toda probabilidad, según los expertos, a la contaminación de algún lote de la hormona, elaborada en estos casos por un organismo oficial de Estados Unidos.

Las empresas fabricantes que no se han retirado argumentan que la purificación de la larga cadena de aminoácidos que forma la hormona es ahora mucho más perfecta que hace 15 o 10 años.

La mayoría de los países de la CEE no ha retirado la hormona del mercado, aunque en Gran Bretaña se duda sobre si hacerlo terminantemente y en Grecia sí se ha producido la retirada.

La posibilidad de que la retirada en Estados Unidos, origen de la retirada en otros países, esté relacionada con la próxima apancion en el mercado de la hormona sintética -en realidad es el factor de liberación de la hormona lo que se va a comercializar- no es descartada por muclios especialistas, que señalan que esta hormona es mucho más fácil de fabricar y más rentable también.

España es uno de los países donde se están realizando ensayos clínicos con la hormona sintética, al igual que en Estados Unidos, Japón y Reino Unido. Pero habrá que esperar al menos un año a que se pueda producir su registro y comercialización, una vez descartada la posibilidad de que esta hormona sintética produzca anticuerpos que limiten su eficacia al poco tiempo de iniciado el tratamiento.

Esta posibilidad, aunque no confirmada científicamente y que sería debida a una insuficiente purificación, ha sembrado la desconfianza entre los padres que tienen hijos con esta carencia.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_