Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ECOLOGÍA

La Xunta de Galicia defenderá la suspensión de los vertidos radiactivos en la fosa atlántica

Santiago de Compostela

La suspensión total de los vertidos radiactivos de baja actividad en la fosa atlántica próxima a las costas gallegas será formalmente defendida por la Xunta de Galicia en la Convención de Londres, que se reúne el próximo septiembre, si el Gobierno acepta que un alto cargo de la comunidad autónoma forme parte de la delegación oficial española. Una petición en ese sentido ha sido formulada por el consejo ejecutivo del Gobierno gallego.

El vicepresidente, José Luis Barreiro, afirmó en conferencia de prensa que la Xunta no sólo cuestiona la eventual seguridad del lanzamiento de desechos radiactivos al mar, sino también "el derecho de unos pocos Estados a utilizar las aguas internacionales como vertedero para su exclusivo beneficio".Cada país productor de residuos debería, en opinión de Barreiro, buscar soluciones propias para el almacenamiento de éstos en su territorio, dado que "no está demostrado de ninguna manera que el vertido al mar sea inofensivo y, en cambio, sí se sabe que es irreversible e incontrolable".

La postura de la Xunta, más radical que la sostenida hasta ahora por la delegación española, coincide sustancialmente con la tesis de la organización ecologista Greenpeace, primera en denunciar este tipo de actividades y en emprender acciones de obstrucción al lanzamiento de los vertidos en la fosa atlántica.

Posteriormente, el partido nacionalista Esquerda Galega y los ayuntamientos de La Coruña y Vigo fletaron barcos con destino al lugar de los vertidos para apoyar a los ecologistas.

El reciente hallazgo de dos bidones con desechos radiactivos por un buque oceanográfico alemán ha reavivado la polémica sobre la alegada inocuidad de estos vertidos.

Recientemente, el Comité Ejecutivo de la agencia de energía nuclear de la OCDE, en su reunión de Lisboa, aprobó la continuación de vertidos de residuos de media y baja actividad en la fosa atlántica que está situada a 1.000 kilómetros al noroeste de la costa de Galicia.

Esta decisión, no obstante, será considerada de nuevo y deberá ser confirmada en la convención de Londres el próximo mes de septiembre. Para ello se deberán tener en cuenta los distintos trabajos que se han realizado hasta el momento y que han demostrado, según fuentes del Fórum Atómico Español, la ausencia de signos de radiación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de julio de 1985