Las ciudades histórico-artísticas estudian su futuro en Santiago

La incidencia del turismo sobre los conjuntos monumentales, las iniciativas fiscales para la conservación del patrimonio, el planeamiento urbanístico y la ordenación del tráfico en los cascos históricos forman el temario básico de trabajo para el centenar de especialistas asistentes al primer congreso de ciudades histórico-artísticas, inaugurado ayer en Santiago de Compostela por Gerardo Fernández Albor, presidente de la Xurita de Galicia, y Enrique Barón, ministro de Transportes. Una conclusión de la primera jornada es la de que el resultado de los debates debe servir a otras ciudades españolas.

Organizado por la comisión de ciudades histórico-artísticas de la Federación Española de Municipios y Provincias, el congreso, al que se quiere dar un carácter marcadamente práctico, orientado a diseñar políticas de rehabilitación de cascos antiguos, supone la continuación de los cuatro encuentros celebrados hasta ahora con la participación de los alcaldes de Salamanca, Toledo, Granada, Cáceres y Santiago de Compostela.

Cada ayuntamiento presentó ayer una ponencia sectorial relacionada con las posibles actuaciones institucionales de carácter urbanístico, fiscal, cultural y de promoción del turismo, tendentes a la conservación y recuperación de los conjuntos histórico-artísticos. Concretamente, los títulos de las ponencias que se han de discutir son Política institucional (Cáceres); Actuación cultural (Granada); Turismo (Salamanca); Planeamiento urbanístico (Santiago), e Iniciativas fiscales (Toledo).

Xerardo Estévez, alcalde de Santiago, resaltó durante el acto inaugural la necesidad de abordar conjuntamente los problemas de las cinco ciudades monumentales en función de la posibilidad de adoptar soluciones aplicables a todas ellas.

Tres culturas

El ministro de Transportes, Enrique Barón, hizo notar, a su vez, que las ciudades histórico-artísticas españolas representan la conjunción de las tres grandes culturas monoteístas, cristiana, islárnica y judía, y ofrecen un contrapunto a la imagen turística de España exclusivamente asociada con el sol". Con respecto a la actitud de su Gobierno, señaló que hace "una política que tiende a mantener lo que tenemos", desarrollando por otra parte un turismo de calidad. En este contexto, Barón recordó la importancia que tiene Santiago de Compostela como adelantada de la tradición del turismo español e internacional. Gerardo Fernández Albor, presidente de la Xunta, lamentó que el progreso no haya sabido respetar en ocasiones la conservación de edificios "de un valor, hoy por hoy, incalculable", antes de formular deseos de que las conclusiones del congreso se apliquen no sólo a las cinco ciudades participantes, sino también a otras que pudieran encontrarse en situación similar.

Los directores generales de Tráfico, Urbanismo, Arquitectura y Bellas Artes de la Administración central intervendrán en las sesiones de trabajo, que a partir de hoy, y hasta el próximo domingo, día de clausura, se desarrollarán en comisión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0011, 11 de abril de 1985.