Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Santiago de Compostela, premio Europa 85

Una ciudad símbolo de unidad continental

Santiago de Compostela
Santiago de Compostela, capital de Galicia, ha obtenido el Premio Europa 85, concedido por la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa. El premio, de carácter simbólico, fue creado en 1955 y se otorga por primera vez a una ciudad española por su contribución a la cooperación europea. Según el alcalde de Santiago, Xerardo Estévez, el Premio Europa 85 significa el reconocimiento de la labor realizada en la cultura y en defensa del patrimonio arquitectónico. También se reconoce lo que Santiago de Compostela ha significado como proyecto integrador a través del Camino de Santiago, y, a juicio del alcalde, el Consejo ha tenido en cuenta el esfuerzo de Santiago para mantener viva la idea de una Europa más unida. Pero las algas de los muros de Santiago, que fascinaron a Gabriel García Márquez en su primera visita a la ciudad, el año pasado, podrían alterar la conservación de los monumentos de Compostela. La vegetación que cubre los muros históricos de la ciudad es -un singular ejemplo de contaminación biológica que, más allá de la estética, contribuye al deterioro de la zona monumental. La instalación de las instituciones autonómicas en Santiago contribuye a la rehabilitación de edificios, pero la transformación del casco histórico en una suerte de city administrativa despoblada sería la más grave agresión a la ciudad.

Santiago de Compostela, como ciudad "símbolo de la unidad del continente", recibirá oficialmente el próximo mes de julio el premio Europa 85 en un acto al que han anunciado su asistencia el presidente de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, Karl Ahrens, y el de su comité de ministros.La concesión del premio, con el que el Consejo pretende, desde su institución en 1955, estimular la vocación europeísta de los pueblos, fue comunicada personalmente por el secretario general de la organización, el español Marcelino Oreja, al presidente de la Xunta de Galicia, Gerardo Fernández Albor, y al alcalde santiagués, Xerardo Estévez.

La distinción, de carácter estrictamente simbólico, premia las diversas actividades culturales promovidas durante el pasado año por el Ayuntamiento compostelano, y, en particular, los Encontros Europeos, organizados por la municipalidad, el Gobierno gallego y el Ministerio de Cultura. Santiago cumplía ya con el imprescindible requisito previo de haber recibido -en 1982- una bandera del Consejo de Europa.

El premio servirá de pretexto para la organización de dos actos de afirmación europeísta en Santiago y en Estrasburgo, sede del Consejo de Europa. El primero de ellos se celebrará en julio, probablemente coincidiendo con el desarrollo de los II Encontros Europeos no Camiño de Santiago, en tanto que el segundo, previsto para octubre, consistirá en un homenaje a Compostela organizado en Estrasburgo por la Asamblea de Poderes Locales del Consejo de Europa.

El premio Europa 85, con el que se distingue por primera vez a una ciudad española, supone, según el documento de concesión, Ia más alta distinción que pueda ser atribuida a un Ayuntamiento europeo por su constante compromiso en la cooperación por construir la unidad del continente". El alcalde santiagués, Xerardo Estévez, declaró que el premio es un primer paso y un antecedente para que la Unesco declare a Compostela patrimonio de la humanidad, y significa el reconocimiento a la labor realizada en defensa del patrimonio arquitectónico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de marzo de 1985