La huelga de Iberia diezma los cursos de la Menéndez Pelayo

La huelga de Iberia está perjudicando notablemente el desenvolvimiento normal de las actividades de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) en Sevilla. Varias de las destacadas autoridades en distintos campos que eran esperadas estos días han tenido que renunciar al viaje. Por otra parte, Santiago Roldán, rector de la UIMP, explicó largamente, en un encuentro con la prensa, su intención decidida de apoyarse lo más posible en empresas para el mejor desenvolvimiento económico de su universidad, y justificó así el chocante hecho de que en el solemne acto inaugural citara a El Corte Inglés, en unión de las instituciones andaluzas, a la hora de hacer expresivo su agradecimiento a los apoyos recibidos.Monica Vitti, Juan Francisco Martín Seco, Charles Minguet, José Luis Corcuera, Enzo Siciliano, Giorgio Crisofi y Enrique Calvet son varias de las personalidades que han tenido que suspender su viaje a Sevilla por culpa de la huelga de Iberia, lo que ha dado lugar a innumerables quebraderos de cabeza a la gente de la menéndez, que va sustituyendo como puede las bajas. Ha habido casos de conferenciantes que han llegado a pesar de todas las dificultades, tras pasar un incómodo filtro de horas de plantón en aeropuertos o sustituir el avión por el tren. Ha habido quien ha hecho el viaje desde Barcelona en coche, por no fallar, y quien ha conseguido llegar pero le han extraviado la maleta en algún aeropuerto. Tampoco ha venido Alberto Moravia, si bien éste porque se encuentra enfermo.

Con todo, lo más comentado en estos primeros días no ha sido esto, sino la mención que el rector hizo en su discurso inaugural de unos grandes almacenes junto a la relación de instituciones andaluzas a las que la menéndez agradece su apoyo. El marco y momento solemne en que se produjo el hecho provocó en el auditorio una sonora carcajada. De tal manera fue, que en un almuerzo con la prensa celebrado al día siguiente, Roldán dedicó buena parte de la conversación a justificar el hecho. Aunque admitió que la forma no fue afortunada, defendió la necesidad de la UIMP de apoyarse cada vez más en empresas privadas. El presupuesto es de 325 millones, y de la colaboración de las empresas puede obtener en un primer año, y sin departamento especializado para buscar tales ayudas, entre 80 y 100. Rechazó de plano las acusaciones de "folklorismo" y falta de rigor académico que se le hacen a su universidad. En defensa del estilo de su universidad, explicó que por los 300 millones que el Estado invierte en ella ("lo que cuesta Renfe en dos horas") se consigue una enorme difusión cultural a través de los medios de comunicación.

Según pudo saber este periódico, la inclusión del nombre de los grandes almacenes en el discurso del solemne acto académico tuvo lugar muy a última hora y en el contexto de una negociación en la que se espera aumentar notablemente el apoyo económico de la empresa. Ni el propio Roldán supo, hasta que dio lectura al párrafo, que alguien había añadido el nombre de los almacenes a la relación de instituciones, y su propia expresión de desconcierto contribuyó no poco a la reacción jocosa de los asistentes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 19 de septiembre de 1984.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50