Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El ocaso de la guerrilla argentina

La izquierda peronista

La ex diputada nacional Nilda Garres, dirigente de la corriente externa peronista Intransigencia y Movilización, aclaró en una entrevista reciente las diferencias que les separan de los montoneros."La experiencia de montoneros tuvo su máximo nivel de poder político en los primeros años de la década de los setenta, dentro de la llamada Tendencia Revolucionaria del Peronismo. En la Tendencia participamos y nos adherimos muchos, lo que no significa la pertenencia orgánica a montoneros. Un pico de las disidencias históricas que manteníamos con montoneros -con quienes compartíamos muchas otras cosas- se dio durante elenfrentamiento con Perán, que nosotros entendemos fue político, de coyuntura, de condicionamiento a la conducción de Perán. Era una disputa por espacios de poder dentro de un mismo proyecto. La muerte de Perón precipita el enfrentamiento en la medida en que el Gobierno estaba copado por un verdadero grupo de aventureros y se abandonan las propuestas que el pueblo votó en 1973".

"Nosotros entendemos que hoy el proyecto montonero está definitiva y absolutamente agotado. En esto coincidimos con el documento que da a conocer Bidegain a su llegada al país, en el sentido de que se disolvía el Mo vimiento Peronista Montonero (MPM) y que era necesario re crear nuevas formas de organi zación. Ante la creación del Partido Auténtico que anunciaron, lo que supone el agotamiento del peronismo, o por lo menos del Partido Justicialista como una herramienta electoral, tenemos una gran discrepancia. Nosotros creemos que la lucha hay que darla dentro del movimiento pe ronista, porque sigue siendo el referente de las bases populares. Intransigencia y montoneros son dos carriles paralelos. No tuvimos nunca ningún tipo de vinculación"

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de agosto de 1984