Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
La muerte del autor español del Oeste

Los tiros y el corazon, según Corín Tellado

El escritor español Marcial Lafuente Estefanía, autor de cerca de 3.000 novelas del Oeste, falleció anteayer en Madrid a los 81 años, a causa de una pulmonía doble, fue enterrado ayer en el cementerio madrileño de La Almudena. Considerado como un Corín Tellado del Oeste y como un Salgari español, va a sobrevivir a su propia existencia, porque sus hijos continuarán la tradición literaria de su padre y seguirán escribiendo novelas que serán firmadas con el nombre del autor fallecido. Marcial La fuente Estefanía consiguió a lo largo de su vida llegar a un público muy amplio que lo leyó incansablemente. El escritor toledano, que residió durante muchos años en Arenas de San Pedro (Ávila), escribió sus novelas de nobles y violentos vaqueros ambientadas siempre en el lejano Oeste americano, que él conoció a principios de los años 30. Él decía, jocosamente, que en el conjunto de sus historias había enterrado a más de 200.000 muertos, pero él mismo era un ser pacífico.

Corín Tellado, la prolífica autora de novelas del corazón, paralela en fama popular al autor fallecido, recuerda a Marcial Lafuente Estefanía como a una persona muy cordial, muy inteligente y sumamente culta. "He sentido mucho su muerte. Le he leído como amigo. Pero eso que dicen que sólo le leían chicos de 14 años y personas poco cultas, no es cierto. Yo tengo amigos abogados y un inspector de Hacienda que me pedían los libros de Marcial"."Nos admirábamos mutuamente. Hicimos un especial al alimón para Televisión Española, yo desde mi trayectoria sentimental y él desde su trayectoria de tiros". Tellado define el estilo de Lafuente Estefanía como dinámico, fluido y con muy poca paja, y recuerda que su amistad era al mismo tiempo profesional y personal. "Estoy francamente acongojada. Le admiraba mucho, ha muerto un amigo mío". Sin embargo, Corin Tellado no se confiesa una gran lectora del autor de novelas como Pastos prohibidas o Una bronca con plomo, ya que "yo me encuentro más en la actualidad, escribo otro tipo de literatura".

Documentación y ventas

La coincidencia la establece Corín en la documentación. "Tanto él como yo, contra lo que la gente cree, nos documentábamos mucho".Marcial Lafuente Estefanía, que llegó a alcanzar tiradas de cerca de 35.000 ejemplares, encuentra en la autora de Tienes que ser mía una defensora, una admiradora fiel. "Se le leía y se le lee, somos best-sellers semanales. Tanto él como yo hemos enriquecido el mercado del libro español".

"No ha muerto", dice Corín Tellado del autor fallecido. "Queda ahí, se editarán y se reeditarán sus obras. Y eso no quiere decir que él o yo pretendiéramos premios; no vamos a ellos. Nos hemos dedicado a un tipo de literatura, y punto, y nada más. Hay mucha gente que dice que no nos lee, y sí nos lee. Yo no voy a la calidad, sino a la comunicación directa, que el lector se identifique, sienta una salida, una solución a sus problemas. Yo uso una fórmula distinta, pero el fin era el misrno". Y concluye Corín Tellado: "Buscarnos los mismos fines con distintos medios. Hemos compartido momentos geniales. Perderle es perder algo muy querido".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de agosto de 1984