Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El gigantesco negocio de la droga

La Mafia lo invade todo

No hay en estos momentos una sola persona influyente en Colombia que no esté preocupada por lo que puedan contar los narcotraficantes. Los principales equipos de fútbol, las ganaderías de toros bravos, las cuadras de caballos están subvencionados por la Mafia.Reiteradamente se ha denuciado la aceptación de dinero de la Mafia por los principales políticos en la última campaña presidencial; Belisario Betancur habría recibido, según fuentes periodísticas colombianas, 60 millones de pesos (unos 100 millones de pesetas) de los llamados dineros calientes, y el liberal López Michelsen, 25 millones, aunque ambos afirmasen en su momento desconocer el origen del dinero que llegaba a sus manos. Si se acaba con el narcotráfico, puede resentirse la economía colombiana, sostenida hasta ahora, en parte, por la incontrolada entrada de dólares al país gracias a la coca.

Ya en estos últimos días el mercado negro, hasta ahora casi inexistente, se ha disparado hasta los 140 pesos el dólar, mientras que el cambio oficial no llega a los 100 pesos.

Por encima de estos condicionantes, el presidente Betancur y su Gobierno parecen decididos a hacer prevalecer las leyes de un Estado de derecho y están dispuestos a que Colombia deje de ser el paraíso de la cocaína.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de mayo de 1984