El general Seregni será liberado próximamente por la dictadura uruguaya

La próxima puesta en libertad del general Líber Seregni, de 67 años de edad, líder del Frente Amplio, encarcelado por la dictadura uruguaya en 1973, fue anunciada ayer en Montevideo por sus abogados, tras recibir una notificación en este sentido por parte de la Corte Suprema Militar.La liberación, tras más de 10 años de encarcelamiento, del preso de conciencia por antonomasia, no se había consumado aún, sin embargo, a la hora de cerrar esta edición y podría retrasarse incluso algunos días.

La hija del general, Bethel Seregni, aseguró a las diez de la noche de ayer a EL PAIS, en una conversación telefónica mantenida poco después de haber visitado a su padre en la cárcel central de la Jefatura Superior de Policía de Montevideo, que Seregni ha pedido a la población uruguaya y a la opinión pública internacional "que esperen con tanta confianza y optimismo como él tiene en que las cosas cambiarán, tanto en relación con su caso como en otros graves problemas que sufre el país".

Más información

Bethel Seregni declaró que la liberación de su padre podría llevarse a cabo "en los próximos días", aunque consideró "casi imposible" que ésta se produzca de forma inminente, dada la expectación que el anuncio ha despertado en la capital uruguaya.

Hugo Batalla y Héctor Clavijo, defensores de Seregni, recibieron ayer en la Corte Suprema Militar la notificación de la próxima puesta en libertad del general, que en 1971 fue candidato a la presidencia por la coalición de izquierdas Frente Amplio.

Los letrados se negaron a facilitar más detalles de lo tratado con los jueces militares, aunque aseguraron que la libertad está próxima".

El director general de la Oficina de Información Diplomática, Fernando Schwartz, expresó ayer la 11 enorme satisfacción" española por el anuncio de la liberación.

Pasa a la página 3

Los jueces militares uruguayos impidieron a los abogados de Seregni que comunicaran a éste su próxima puesta en libertad

Viene de la primera páginaLa hija de Seregni manifestó a EL PAIS que los miembros del tribunal militar han pedido a los abogados de su padre "que actúen con reservas en sus declaraciones públicas". Los directivos de la prisión en la que está recluido el líder del Frente Amplio impidieron ayer a los abogados, según la hija del general encarcelado, que pudieran ver a su defendido después de su reunión en la Suprema Corte. Sin embargo, el general sabe que la liberación es inminente y, según su hija, "también es consciente de lo que esto supondrá en la vida política uruguaya".

El anuncio de la liberación de Seregni ha causado un fuerte impacto en todo el país latinoamericano, donde hay convocadas elecciones presidenciales para el próximo mes de noviembre, a pesar de las restricciones políticas que pesan sobre los principales dirigentes. Varios centenares de personas se concentraron ayer ante la cárcel en la que todavía se encuentra el preso de conciencia más conocido del mundo, a pesar de que la policía intentó impedirlo.

El pasado mes de noviembre, 400.000 personas se manifestaron por las calles de Montevideo en la mayor concentración jamás celebrada en el país, que tiene tan sólo tres millones de habitantes y una profunda tradición democrática. Los manifestantes exigieron la recuperación de las libertades y rechazaron el proyecto político del presidente Gregorio Álvarez, que culminará en 1985 con una entrega del poder a los civiles, que se supone estará sometida a fuertes condicionamientos. La liberación de Seregni podría, en opinión de dirigentes políticos uruguayos consultados en España, intensificar de manera espectacular el clima de protesta que se percibe en Uruguay desde hace varios meses.

Bethel Seregni aseguró ayer que su padre se encuentra "en perfecto estado de salud, muy sereno, muy optimista y con la única pena de no haber podido hablar con sus abogados para saber cómo marchan las negociaciones".

Otro portavoz de la familia Seregni afirmó a EL PAIS que ésta no conocía aún las condiciones en que la liberación se llevaría a cabo, aunque consideró "poco probable" que se obligue al general a abandonar el país. Los hechos que llevaron a la cárcel a Seregni se desataron en junio de 1973, cuando los militares uruguayos dieron un golpe de Estado, disolvieron la Cámara de Diputados y el Senado y suspendieron los derechos constitucionales.

La Confederación Nacional de Trabajadores convocó una huelga general de protesta y Seregni encabezó una multitudinaria manifestación en Montevideo en contra del nuevo régimen de facto. En el transcurso de esa concentración, el general fue detenido y acusado de "encubrimiento de atentado contra la Constitución". Fue puesto en libertad el 2 de febrero de 1974 y mantenido bajo arresto domiciliario. En enero de 1976 fue detenido de nuevo "por su ideas políticas". Durante su reclusión, fue torturado, según los informes de los abogados y de la organización Amnistía Internacional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 08 de marzo de 1984.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50