Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Andropov rechaza la posibilidad de volver a negociar sobre armas nucleares mientras sigan desplegados los euromisiles

El líder soviético, Yuri Andropov, ha abierto una puerta al diálogo con EE UU al manifestarse dispuesto a emprender conversaciones con Washington, pero simultáneamente ha echado por tierra cualquier esperanza de que se reanude el diálogo Este-Oeste sobre limitación de armas nucleares "mientras haya en Europa nuevos misiles apuntando hacia nosotros y nuestros aliados".

En unas declaraciones que publica hoy el órgano del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS), Pravda, difundidas anoche por la televisión y la agencia oficial soviética Tass, Andropov, que no ha sido visto en público desde el pasado mes de agosto, manifestó que la actual dirección soviética "está convencida de que existen posibilidades de una seria discusión sobre varios problemas, cuya solución mejoraría la situación en el mundo y las relaciones soviético-norteamericanas".Las palabras de Andropov son la primera toma de posición soviética al más alto nivel afectuada desde que comenzó la conferencia de Estocolmo, un foro donde el ministro de Asuntos Exteriores de la URSS, Andrei Gromiko, reiteró la posición soviética en lo que se refiere a las relaciones entre bloques. El mensaje de Andropov quiere salir al paso, según el planteamiento de la información ofrecido por Pravda a las visiones optimistas atribuidas a los círculos dirigentes de EE UU y de la OTAN.

Las propuestas e iniciativa soviéticas "destinadas a reforzar la paz y la seguridad se mantienen en vigor", dijo el dirigente soviético, quien citó varias decisiones que, a su juicio, podrían contribuir a mejorar el clima internacional. Entre ellas figuran un compromiso por parte de EE UU, semejante al adquirido por la URSS, de no usar armas nucleares en primer lugar; un pacto de no agresión entre los países de la OTAN y el Pacto de Varsovia, y la búsqueda inmediata de soluciones para evitar una carrera de armamentos en el espacio exterior.

El marco de la conferencia de Estocolmo es propicio al entendimiento y cobraría una dimensión mayor si los Estados miembros de la OTAN aceptaran la propuesta de los países del Pacto de Varsovia de no "usar la fuerza militar los unos contra los otros". Por otra parte, y según el líder soviético, "puede comenzarse una solución práctica de los temas discutidos en las conversaciones de Viena" (sobre armamento convencional en Europa) si la parte occidental muestra disposición a ello.

Como paso concreto en el marco de las medidas destinadas a reducir el peligro de guerra, Andropov propuso a EE UU la congelación de armas nucleares. Sin embargo, para el máximo dirigente de la URSS, "lo que se necesita sobre todo para lograr un acuerdo en todos estos temas es el deseo y la voluntad política por parte de Estados Unidos y otros países de la OTAN".

Para Andropov no existe necesidad de convencer a la URSS de la utilidad del diálogo, "pero no del diálogo por el diálogo". Esto último es precisamente lo que, en epinión soviética, quiere la Administración norteamericana, que "no ha renunciado a sus intenciones de conversar con no sotros desde posiciones de fuerza, desde posiciones de amenaza y presión". Con la URSS tal en foque, inscrito en una diplomacia del poder, resulta inútil, según el dirigente soviético.

El reciente discurso del presidente Reagan no contiene, en opinión del primer secretario del partido comunista y presidente del Soviet Supremo de la URSS, "ni una sola idea nueva, ni una sola propuesta nueva en lo que se refiere a la limitiación de armas nucleares en Europa y a otros temas. La aparición de los misiles norteamericanos en Europa ha aumentado la tensión militar y política. Las conversaciones destinadas a limitar y reducir las armas nucleares han sido torpedeadas", subrayó.

"La URSS", añadió, "está dispuesta a aprovechar cualquier oportunidad real de matener conversaciones con objeto de lograr acuerdos prácticos sobre la limitación y reducción de armas nucleares siguiendo el principio de igualdad e igual seguridad". Moscú, sin embargo, no volverá a las conversaciones como si en "Europa occidental no hubiera nuevos misiles dirigidos a nosotros y a ruiestros aliados", dijo Andropov, Y añadió: "Este juego no es vara nosotros".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de enero de 1984

Más información

  • Moscú está dispuesto a conversar con Washington desde el principio de igualdad