150 intelectuales intervinieron en el Encuentro cultural hispanoamericano de Colombia

Más de 150 intelectuales hispanohablantes han participado en el I Encuentro de la Cultura Hispanoamericana, que se clausura esta madrugada en Bogotá. Se rindió homenaje a los poetas españoles que formaron el grupo conocido como la generación del 27 y se recordó a los cinco intelectuales que fallecieron en Madrid, camino del Encuentro, en el accidente del jumbo de Avianca.

Empañada por la tragedia del jumbo de Avianca, que se estrelló en Madrid el pasado domingo, en la que perecieron cinco de los intelectuales que iban a participar en el encuentro, Colombia vivió esta semana intensamente, y como homenaje a las víctimas, el l Encuentro de la Cultura Hispanoamericana, con multitud de actos en Bogotá y otras 14 ciudades. En él han participado más de 150 intelectuales hispanohablantes, que durante una semana analizaron y discutieron temas relacionados con la cultura de sus pueblos y rindieron emocionado homenajeA Bogotá no pudieron llegar Marta Traba, Ángel Rama, Manuel Scorza ni tampoco Jorge Ibargüengoitia, que vieron truncadas sus vidas en plena madurez, cuando su reflexión y su producción se habían impuesto por su rigor y alcanzado aceptación universal. Tampoco estuvo la pianista española Rosa Sabater, también fallecida en aquel accidente. Las actuaciones que tenía previstas fueron realizadas por el también músico español Antonio Baciero.

"Todos ellos, en una medida ejemplar, honran las letras hispanoamericanas y son héroes inolvidables de la imposible aventura del pensamiento y la sensibilidad", según expresó el presidente colombiano Belisario Betancur, en un sentido homenaje en el que los recordó con unos versos de Antonio Machado, informa Efe.

De la generación del 27 se ha dicho que quienes no perdieron la vida en la guerra civil, que alteró los destinos de tantos, "representan, de una forma u otra, la inadaptación, la nostalgia por una tierra inalcanzable, el peregrinaje y el destierro".

"Para España y América, para los escritores y para quienes esperamos de sus escritores lucidez y belleza", recalcó Betancur -promotor de esta cita-, "el encuentro no puede quedar dentro de los límites de la anécdota".

Se ha escuchado a los nuevos poetas colombianos que analizaron el futuro y perspectivas del cuento latinoamericano, las influencias europeas en la novela latinoamericana, el pensamiento filosófico de América en la actualidad. Todo junto a conciertos y proyecciones de películas como La colmena, de Mario Camus; Valentina, de Antonio J. Betancor, o El Sur, de Víctor Erice.

Arturo Uslar Pietri manifestó que hacía falta de cuando en cuando una cita como la de Bogotá para "sentir todavía más el vigor, la soltura y la universalidad del idioma que nos es común".

La gran inquietud, lo que ha constituído el centro de los debates y mesas redondas, ha sido el proceso fecundo de la poesía y la narrativa latinoamericanas hoy y su influencia en el mundo. De la vibrante honda Realidad y el deseo, de Luis Cernuda, a la melancolía cuajada de nostalgias atlánticas de. Eduardo Carranza en su último Hablar sonando.

"Toda la nación colombiana está participando activamente en el Encuentro de la Cultura bajo la visión de la llamada Generación del 27", manifestó ayer a este periódico el académico español José García Nieto. "Porque el encuentro", comentó, "no se limita a Bogotá, capital de la nación, sino que los doce españoles y otros invitados extranjerbs nos hemos ido repartiendo por las principales ciudades colombianas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0003, 03 de diciembre de 1983.