ECOLOGÍA

Un nuevo mapa del suelo orientará el emplazamiento de centros nucleares

El Ministerio de Industria, a través de la Secretaría General de la Energía, impulsará la elaboración de un mapa de la corteza terrestre de la península Ibérica con vistas a su utilización en la selección de emplazamientos para instalaciones nucleares, afirmó ayer Carmen Mestre, directora general de la Energía, tras la clausura de las jornadas sobre neotectónica que han tenido lugar en la Junta de Energía Nuclear (JEN).Mestre señaló que el mapa deberá hacerse público para que pueda convertirse en un elemento de juicio decisivo para la sociedad: "Cada municipio, cada comunidad autónoma debe poder conocer las características de su subsuelo para poder evaluar la seguridad de las instalaciones que se sitúen en su término territorial".

También subrayó su importancia para la selección de emplazamientos de residuos radiactivos. Un proyecto de ley sobre este tema, recordó el director general de la JEN, Gonzalo Madrid, fue anunciado recientemente en el Senado por el ministro de Industria y Energía, Carlos Solchaga.

La Dirección General de la Energía, según afirmó su titular, está interesada en disponer del mapa para una valoración objetiva de los emplazamientos de instalaciones nucleares, para los que debe dar los permisos de construcción y explotación. "Cualquier instalación nueva deberá contar con la adecuación del emplazamiento al mapa global del país, en vez de hacer el estudio de las características del subsuelo una vez hecha la elección del emplazamiento, como ha ocurrido hasta ahora", dijo Carmen Mestre.

Características españolas

Para la directora general de la Energía, España es un país que por sus características no puede permitirse el lujo de que la investigación no disponga de objetivos definidos tendentes a solucionar problemas concretos del país.

En el ámbito de la energía, Mestre citó la reorganización del Instituto Geológico y Minero y de la Junta de Energía Nuclear como ejemplos de la voluntad de adecuar la iabor de los organismos públicos de investigación a las necesidades del desarrollo, y señaló que era imprescindible la colabo,ración entre estos organismos y la Universidad.

En las conclusiones, los participantes en las jornadas se mostraron partidarios de proceder a la elaboración de un mapa neotectánico de la Península que sirva de base a estudios de aplicación tecnológica, y pidieron la celebración de una reunión de trabajo con el objetivo de definir las características del mapa, las directrices del proyecto de trabajo y la planificación de las investigaciones en el aspecto científico y económico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 01 de diciembre de 1983.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50