Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El régimen de Pinochet arremete contra la oposición y acusa a Felipe González de injerencia

El régimen del general Augusto Pinochet ha acusado si los principales líderes de la oposición de traición a la patria, por haber mantenido entrevistas con estadistas europeos en las que se debatió la necesidad de un pronto retorno a la democracia en Chile.

Asimismo, ha acusado específicamente al jefe del Gobierno español, Felipe González, de injerencia en los asuntos internos de Chile, por haber enviado una carta al primer ministro griego, y presidente de la Comunidad Económica Europea, Andreas Papandreu, en la que, según denuncia el régimen chileno, pide sanciones económicas contra el Gobierno que preside Pinochet.Esta reacción es considerada por los principales dirigentes de la oposición como una maniobra destinada a restar apoyo a la concentración convocada para hoy viernes por la coalición opositora, Alianza Democrática, a la cual se han adherido todas la s corrientes políticas de la oposición chilena.

Los principales líderes involucrados por el régimen, con amplio despliegue publicitario, en la pretendida traición a la patria, Andrés Zaldívar y Gabriel Valdés, se querellaron contra el Gobierno por injurias y calumnias, al tiempo que, a su vez, denunciaron al régimen por recurrir a falsas imputaciones para desprestigiar a una oposición que cada vez suma más apoyo a su favor.

Entre tanto, el embajador español, Miguel Solano Aza, declaró que es cierto que Felipe González envió una carta a Papandreu en la que le pide solidaridad con quienes buscan en Chile "ensanchar el mapa de los pueblos libres y democráticos del inundo", pero dijo que ello no supone ninguna intención de intervenir en los asuntos internos de Chile y desmintió categóricamente que en la mencionada nota se pidan sanciones económicas en contra del país.

De todas maneras, el conflicto diplomático quedó planteado, ya que representantes de la cancillería consideraron como una "conducta poco amistosa" la manifestada por el presidente del Gobierno español a través de la nota.

Mientras tanto, la Alianza Democrática emitió un comunicado en el que denuncia una campaña para "atemorizar a quienes concurran" al acto público organizado por esta colectividad, y anticipa que todo acto de violencia que pueda producirse en la concentración. de hoy será de responsabilidad de los servicios de seguridad del régimen". Portavoces de la alianza dijeron que se ha sabido de la existencia de una imprenta en la que partidarios del Gobierno están confeccionando panfletos falsos del Partido Comunista en los que llaman a la violencia para ese día. Se denunció al mismo tiempo que durante el acto de hoy simpatizantes del Gobierno y personal de los servicios de seguridad desplegarían banderas del Partido Comunista y del Movimiento de Izquierda Revolucionaria para provocar división y confusión, cuando existe una declaración oficial de ambas colectividades en la que reiteran que no portarán banderas partidarias, sino sólo banderas chilenas, tal como ha sido pedido por la Alianza. Se espera que a la concentración de hoy concurran entre 400.000 y 500.000 manifestantes, en una ciudad de tres millones y medio de habitantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de noviembre de 1983

Más información

  • La manifestación de hoy en Santiago puede reunir a medio millón de chilenos