Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El incendio provocado en el puerto nicaragüense de Corinto constituye el más espectacular atentado antisandinista

Más de 6.000 toneladas de gasóleo arden desde la madrugada de ayer en Corinto, el más importante puerto nicaragüense, situado sobre el litoral pacífico, unos 150 kilómetros al norte de Managua. Sus 40.000 habitantes han sido evacuados momentáneamente a las poblaciones vecinas de Chinandega y El Viejo, mientras todos los bomberos del país tratan de impedir que el fuego se propague a otros 14 tanques de combustible, según informa nuestro enviado especial en la zona Jesús Ceberio.

El atentado, sin duda el más espectacular de cuantos han ejecutado las guerrillas antisandinistas, ha sido reivindicado desde Tegucigalpa por la FDN (Fuerza Democrática Nicaragüense), organización apoyada por la Agencia Central de Inteligencia (CIA).Aunque no se ha facilitado información oficialsobre el procedimiento empleado para el sabotaje, se sabe que varios cohetes fueron disparados desde una lancha rápida contra los depósitos de combustible, utilizando probablemente lanzagranadas o cañones sin retroceso. El primero hizo blanco en un tanque vacío. El segundo originó el incendio.

El suceso tuvo lugar hacia las 23.30 horas del lunes, pero fue en la madrugada de ayer cuando empezaron a arder las 6.000 toneladas de gasóleo. Esto obligó a evacuar a toda la población, aunque los expertos aseguran que no hay peligro inmediato de que se extienda el fuego.

El Gobierno nicaragüense ha pedido ayuda a varias embajadas a fin de que sus Gobiernos envíen material contra incendios. Hasta el momento han respondido positivamente Cuba, Colombia y México. Este último país hará llegar en las próximas horas 14 toneladas de espumas. Hasta ahora, los bomberos se han dedicado a enfriar los tanques más cercanos al incendiado.

Varios de estos tanques contienen queroseno, etano y gasóleo. Nada pueden hacer por apagar el fuego, que no se detendrá probablemente hasta mañana, una vez que se haya consumido todo el combustible del tanque.

Escuelas y centros comunales de las ciudades más cercanas han sido habilitados para acoger a los habitantes de Corinto, una vez que el Gobierno ha ordenado la evacuación total.

Es ésta la tercera ocasión en que los depósitos del puerto de Corinto son atacados por fuerzas guerrilleras-. El pasado mes de septiembre, dos aviones (uno de la FDN y otro de Edén Pastora) dispararon varios cohetes contra ellos sin dar en el blanco.

Objetivo de la FDN

Las instalaciones petroleras de todo el país se han convertido durante el último mes en objetivo prioritario de la FDN, que de esta forma trata de paralizar la preca, ria economía nicaragüense y, sobre todo, de impedir la movilización de tropas. Esta intensificación de los sabotajes está estrechamente relacionada con los apremios hechos por la Agencia Central de Inteligencia norteame ricana (CIA) para que presenten resultados inmediatos, ya que de otro modo sería difícil obtener nuevos fondos presupuestarios.

Hombres rana de esta organización dinamitaron el 8 de septiembre el oleoducto de Puerto Sandino, donde se descarga todo el crudo que consume el país. Días después sus portavoces amenazaron con volar cualquier petrolero que se aproxime a este puerto. Un tanque con 2.000 toneladas de gasóleo fue incendiado también la semana pasada en el puerto Benjamín Zeledón, situado en la costa atlántica, a mitad de camino entre Puerto Cabezas y Blueffields.

Este atentado paralizó la flota pesquera y las minas que se explotan en el interior de Zelaya norte.

Pilotos sobrevivientes de un avión derribado la semana pasada en Chinandega, cuando trataba de descargar pertrechos militares para las guerrillas del norte, han declarado, al ser presentados a los periodistas, que en esta guerra de sabotajes la CIA escoge los objetivos y los adjudica al FDN o al grupo de Pastora, según sean militares o económicos. Los hechos parecen, sin embargo, desmentir estas afirmaciones, ya que hasta ahora ha sido la FDN la que ha centrado sus ataques en objetivos económicos, mientras que el comandante Cero ha preferido bombardear instalaciones militares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de octubre de 1983

Más información

  • 40.000 personas han tenido que ser evacuadas, mientras arden 6.000 toneladas de combustible