Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muestra del pintor Ramón Casas, símbolo de una Cataluña abierta"

La exposición del pintor catalán Ramón Casas (1886-1932), que ayer se inauguró en la sala de exposiciones del Banco de Bilbao de Madrid, significa para el ministro de Sanidad y Consumo, Ernest Lluch, y para el alcalde de Barcelona, Pasqual Maragall, no sólo la expresión de una época muy fecunda de la Cataluña de finales del siglo pasado y principios de este, sino también el símbolo de una Cataluña abierta a todos los rincones de España a través, sobre todo, del arte y de la cultura.El ministro de Sanidad y el alcalde de Barcelona acudieron, entre otras personalidades, en la tarde de ayer al acto de inauguración de esta muestra que recoge quince óleos, 43 retratos al carbón, 26 dibujos y 8 carteles de uno de los artistas catalanes más destacados del modernismo. La exposición estará abierta en la sala del Banco de Bilbao (Paseo le la Castellana, 81) hasta finales del próximo mes de junio.

Además de los críticos, pintores y personas relacionadas con el arte, acudieron a la cita con la obra de Casas, que previamente había sido expuesta en Barcelona y en Sevilla, entre otros, Francisco Umbral, Antonio Gala, Álvaro Martínez Novillo, Julio Feo, Ramón Tamames, Xavier Rubert de Ventós, Luis González Seara y Fernando Suárez.

Ramón Casas poseía, en opinión del ministro Ernest Lluch, una característica. que tiene una buena parte de los catalanes, es decir, "un catalanismo hacia afuera". "Esta época de Casas vuelve a resurgir hoy, ya que existe una tendencia a conectar Cataluña con España y también con Portugal. Yo, que me considero un catalano-escribiente, creo que para nosotros la cuestión peninsular es irrenunciable. Casas no ha estado sólo en esta tendencia dentro del mundo de la pintura. Rusiñol, por ejemplo, y en nuestro tiempo Tàpies son catalanes que han estado abiertos hacia fuera".

El alcalde de Barcelona, Pasqual Maragall, explicó, en términos parecidos a los de Ernest Lluch, que Ramón Casas supone mucho para Barcelona y para España. "Retrató la Barcelona de fin de siglo, una Barcelona muy pujante, la ciudad que saltó las murallas y se lanzó a una vida optimista y creativa".

El popular cuadro La carga no se ha podido trasladar debido a sus dimensiones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de mayo de 1983