Entre 30.000 y 40.000 refugiados republicanos españoles han contribuido al desarrollo cultural y social de México

Pedro Laín presenta el libro colectivo 'El exilio español en México (1.939-1982)'

El 13 de junio de 1939 llegaba a México el barco Sinaia, que transportaba a los primeros exiliados republicanos españoles. Llegaron varios barcos más hasta 1941. Otros grupos hicieron el viaje por diversos medios, hasta que se reunieron entre 30.000 y 40.000 refugiados. Durante más de cuarenta años estos españoles transterrados, como los calificó José Gaos, han dejado importantes huellas en la vida cultural, científica y económica de las comunidades hispanas. Algunos aspectos de esta larga experiencia han sido recogidos en un amplio estudio titulado El exilio español en México (1939-1982), editado por Salvat y Fondo de Cultura Económica, que será presentado a las ocho de la tarde de hoy en el Instituto de Cooperación Iberoamericana por Pedro Laín Entralgo, director de la Real Academia Española.

Entre los meses de febrero a mayo de 1939 medio millón de españoles, según señalan los historiadores, salieron de su país. La mayor parte de éstos -aproximadamente el 90%- se dirigió a Francia. En los campos de concentración de este país murieron en los primeros mese! de exilio por lo menos 15.000 españoles. Otros 5.000 perecieron en los campos de concentración nazis. Otros muchos, por lo menos 14.000, se apuntaron a la Resistencia francesa.Desde el final de la guerra civil española y durante la segunda guerra mundial algunos de los que salieron de Francia regresaron a España, pero la mayoría se fue a Latinoamérica, especialmente a Argentina, México y Santo Domingo. Al término de más de cuarenta años muchos de los que vivieron aquellos tiempos se han reincorporado a España. Otros se han integrado en la vida de los países de su inicial destino.

Españoles más capacitados

La emigración española que se asentó en México tenía especial importancia por las características sociológicas del grupo que marchó a aquel país. En primer lugar, este grupo estaba formado -como señaló Vicente Guarner, militar y escritor exiliado en México que murió el año pasado por profesionales, artistas y políticos, "quienes, además de estar en los años más productivos de su existencia, representaban la parte sustancial de los núcleos intelectuales de su país".Estos españoles encontraron en México un ambiente con experiencias concretas dado que la presencia española había sido, a través de los siglos, múltiple y compleja. Por otra parte, su relación con aquel país se definió, entre otras características, por la simpatía, la conquista, la repulsión, los celos, los traumas y la lejanía de sus hogares. Probablemente llegaron a México los españoles exiliados más capacitados.

El libro El exilio español en México, elaborado por una veintena de escritores, intelectuales, periodistas e investigadores mexicanos y españoles exiliados, "pretende dejar constancia de las aportaciones de los españoles republicanos exiliados en México tras la guerra civil". En esta obra, que consta de novecientas páginas, se recogen referencias a la vida política, cultural y económica de los exiliados.

El interés por el esclarecimiento de los problemas que plenteó el exilio español en México y en otros países comenzó a surgir en medios intelectuales y editoriales españoles en 1979, con la publicación de la obra de seis volúmenes El exilio español de 1936 (Editorial Taurus), en la que participaron veinticinco autores bajo la dirección del profesor José Luis Abellán. En ella se hacían importantes referencias a la situación de los exiliados en México. Tampoco faltaron otras obras bibliográficas escritas en aquel país.

A los primeros libros siguieron actos en vivo, consistentes en homenajes a los intelectuales españoles exiliados en México, exposiciones y conferencias, en especial en el año 1979, al cumplirse el cuarenta aniversario de la llegada del exilio español a México.

Gran exposición sobre el exilio

En la actualidad el Ministerio de Cultura español y diversas instituciones oficiales mexicanas preparan una gran exposición sobre el exilio español en México con la que se pretende dar a conocer la labor científica y cultural de los exiliados en aquel país, así como los aspectos de la vida cotidiana de estas personas en un lugar fuera de su patria. Esta muestra será inaugurada en Madrid el próximo mes de noviembre, y en el primer mes de 1984, en México.A pesar de las dificultades que tuvieron que superar los exiliados españoles que llegaron desde 1939 a México, éstos no fueron un estorbo. Intelectuales, economistas, artistas, profesores, escritores de diversa significación, especialmente liberal, y de todas las nacionalidades y regiones del Estado español supusieron un refuerzo para la sociedad y el desarrollo mexicano. Con el paso del tiempo los refugiados se fueron integrando en la biografía social de México. Algunos de ellos incluso tuvieron gran éxito en los negocios, pero ésta no fue la meta del colectivo de españoles que emigraron allí. Siempre se han considerado como un fenómeno intelectual que ayudó también al desarrollo de las letras, las ciencia y las artes de aquel país.

El libro El exilio español en México contiene, además de los ensayos y diversas ilustraciones del tiempo, un exhaustivo índice de las personalidades más significativas junto con sus aportaciones. De esta manera, podemos encontrar, en el campo de la filosofía, a Gaos, García Bacca, Joan Larrea y Joaquín Xirau; en el de la poesía, a Altolaguirre, Carner, Cernuda, León Felipe, Emilio Prados o Pedro Garfias; entre los escritores, a José Bergamín, Max- Aub y los Díaz Canedo; profesores, como Pedro Carrasco, Ricardo-Vinós o Pedro Moles; pintores, como José Moreno Villa, Miguel Prieto o Souto; músicos, como Rodolfo Halffter; directores de cine, como Luis Buñuel y Luis Alcoriza, y políticos, como Negrín, Varela, Indalecio Prieto o Giner de los Ríos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0020, 20 de febrero de 1983.