Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Finaliza sin acuerdo la reunión de la CEE sobre precios agrícolas

El Consejo de Ministros de la CEE (Comunidad Económica Europea) terminó ayer sin acuerdo sobre los principales temas debatidos, que afectan a las negociaciones para el ingreso de España en esta organización: la fijación de los precios agrícolas y la reforma del sistema (acervo) comunitario para los productos llamados mediterráneos, especialmente el aceite de oliva. Esta cuestión sigue bloqueada, y ningún país modificó su posición sobre el tema.

La división Norte-Sur sigue prevaleciendo en la Comunidad. La presidencia de turno alemana planteó dudas jurídicas sobre su foro apropiado de discusión, en contra de la opinión francesa.Estos ministros se reunirán de nuevo el 7 de febrero, y en un consejo especial los días 8 y 9 de marzo, para tratar la cuestión de los productos mediterráneos, un problema prioritario de cara al ingreso en la CEE de España y Portugal y del que, en principio, habrán de salir unas soluciones que presentar a la cumbre europea del 20 de marzo. El paquete de las frutas y hortalizas podría aliviarse con una aproximación de las posturas divergentes. Pero el capítulo del aceite de oliva sigue pendiente. Francia e Italia no han modificado su postura: quieren que se resuelva este problema antes de empezar las verdaderas negociaciones agrícolas con España y Portugal.

Existen dos principales propuestas, que no comportan gran novedad. Apoyada por Francia, Italia, Grecia y Bélgica, la primera es la imposición de una tasa sobre las materias grasas de cara a la importación en la Comunidad de aceites competitivos de semilla y otras grasas no animales, lo cual plantea problemas a los países nórdicos de la CEE y en las relaciones comerciales con Estados Unidos. Se intentaría así regular las pautas de consumo y protección a la producción en la CEE, de manera que el ingreso de España no fuera a crear excedentes a la CEE que le podrían costar del orden de trescientos millones de dólares al presupuesto comunitario.

Este tipo de soluciones implicaría aumentos presupuestarios en la CEE, ampliando el techo de un 1%. que le corresponde del IVA (impuesto sobre el valor añadido) para sus recursos propios. La presidencia de turno alemana consideró ayer que tal decisión no entraba en las competencias de este Consejo de Ministros, argumento que la francesa Edith Creysson rechazó. Esta aseguró haberse opuesto a la segunda alternativa, la nórdica, que consistía en unas etapas indefinidas de adhesión para España en lo referente a este producto.

La cuestión está bloqueada, especialmente hasta después de las elecciones generales del 6 de marzo en la República Federal de Alemania. De aquí a entonces, nada. El secretario de Estado para las relaciones con la CEE, Manuel Marín, acudirá los próximos jueves y viernes a Bruselas para entrevistarse con el vicepresidente de la Comisión Europea, Lorenzo Natali, y con la representación permanente alemana ante la CEE.

El Consejo de Ministros de Agricultura no ha resuelto nada. Tampoco se esperaba gran cosa más que una primera toma de contacto. Francia intenta establecer un paralelismo entre la fijación de los nuevos precios agrícolas para la campaña de 1. 983-1984 y la solución de los paquetes antes citados. La Comisión Europea, órgano ejecutivo y burocrático de la CEE, ha propuesto un incremento medio de un 5,5%, lo cual repercutiría en una subida de un 2% en el precio de los alimentos para el público. Nadie está de acuerdo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de enero de 1983

Más información

  • Ninguna modificación sobre los productos mediterráneos