Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Crecen las protestas por las exportaciones de trigo a la URSS

Durante los últimos días han aumentado las protestas y la oposición de las organizaciones agrarias de ámbito nacional y las sectoriales, así como de la Confederación de Fabricantes de Piensos Compuestos por la exportación de 350.000 toneladas de trigo a la Unión Soviética, así como por la exportación de otras 150.000 toneladas en forma de harina a Egipto y otros países.La causa de la protesta radica en que, mientras se exportan 500.000 toneladas, sólo se destinan a la ganadería 100.000 toneladas de trigo, mientras se están gastando numerosas divisas en la importación de cereal-pienso, fundamentalmente maíz, que podrían ser sustituidas en parte por el trigo.

Representantes de la Confederación Española de Fabricantes de Piensos Compuestos han manifestado su indignación por esta operación, "tanto por los perjuicios que representa la no disponibilidad de esta mercancía como por la absoluta falta de lógica en el comportamiento de la Administración al destinar a exportación un cereal nacional, mediante su venta, en este caso, a la Unión Soviética, con claras pérdidas para el erario público, dado su precio, mientras nuestro país está obligado a importar cereal del exterior, destinando a ello uno de los mayores capítulos de divisas".

Más adelante calificaron estos hechos como lesivos para los intereses del mundo ganadero, que viene a confirmar el lamentable historial del comportamiento de agresión por parte de la Administración al mismo, y solicitan que se suspenda el acuerdo del comité ejecutivo y financiero del FORPPA. Finalmente piden que, tanto si se lleva a efecto la exportación como si se suspende, se expliquen públicamente las razones que la han motivado.

Mientras tanto, la Asociación Nacional de Productores de Ganado Porcino (Anprogapor), asociación que agrupa a los mayores productores de ganado de cerda de España, ha señalado que se oponía a la exportación de las 500.000 toneladas de trigo, ya que "no es presentable a la opinión pública que España exporte estas toneladas que pueden ser consumidas por su ganadería y tenga que importar seis millones de toneladas de cereales a precios muy superiores a los que podría adquirir el trigo".

5.000 millones de pérdidas

Esta misma organización ha solicitado que el Servicio Nacional de Productos Agrarios (SENPA) venda a los ganaderos españoles de 450.000 a 500.000 toneladas de trigo, con una programación mensual de noviembre a mayo para que no salga de golpe al mercado y cause un descenso en los precios de la cebada. Según Anprogapor, las pérdidas que esta operación producirá al erario español ascienden a 5.000 millones de pesetas.El precio al que se venderá el trigo a la URSS es de 14,15 pesetas kilo, con un pago aplazado de seis meses, incluidos los intereses, lo que viene a significar un pago al contado de 13,40 pesetas, mientras que el precio de las 100.000 toneladas que se han destinado a la ganadería española es de 16,75 pesetas el kilo. El presidente del FORPPA ha justificado esta operación por la necesidad de mantener mercados exteriores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 8 de noviembre de 1982