Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El homenaje que Valladolid organiza a Jorge Guillen se gestó hace siete años

Los actos comienzan mañana y durarán siete días

El homenaje que durante toda la próxima semana dedicará Valladolid a Jorge Guillén no responde a una iniciativa nueva, sino que viene gestándose desde 1975. En realidad existió ya en aquellas fechas un proyecto casi ultimado que el propio Guillén, tras haber aceptado, rechazó después de los fusilamientos, a finales de septiembre, de dos miembros de ETA y tres del FRAP.

Antonio Piedra, catedrático de Lengua y hombre que peleó lo indecible para que el instituto de Villalón de Campos llevase el nombre del poeta, había organizado, a pesar de zancadillas y dificultades, un homenaje que a causa de los acontecimientos citados quedó en suspenso. Hasta 1979 el proyecto se archivó en el baúl de las posibilidades en espera de mejores ocasiones. Y éstas llegaron con las elecciones municipales y la constitución en Valladolid de un ayuntamiento con mayoría socialista. "Desde el mismo momento de nuestra toma de posesión", señaló el alcalde, Tomás Rodríguez Bolaños, "pensamos en poner en marcha el homenaje, potenciarlo y convertirlo en un reconocimiento de Valladolid, de todos los vallisoletanos y de todos los que quieran sumarse a Jorge Guillén".Los problemas urgentes de toda índole con que tuvo que enfrentarse el Ayuntamiento vallisoletano hicieron que todavía pasase algún tiempo hasta desempolvar y convertir en realidad la idea y el homenaje al autor de Cántico. Finalmente, el pasado 4 de agosto, el alcalde vallisoletano acompañado por la concejala de Cultura, Pilar García Santos, y por Antonio Piedra y Manuel Cambronero, viajó a Málaga para informar al poeta de la noticia y presentarle el programa diseñado. "Es un honor que me abruma; nado en felicidad pero me resisto a ahogarme en ella", señaló Guillén, para añadir bromeando que "me suena un poco a homenaje póstumo, y yo no me he muerto ni tengo ninguna prisa, aunque voy ya para lo s noventa". Pese a la insistencia de todos, Jorge Guillén no acudirá a su ciudad natal. "Es un viaje largo y difícil para una salud como la mía". En otras ocasiones había indicado también que prefiere recordar el Valladolid que dejó porque la desaparición de edificios, zonas y personas vinculadas a su vida le iba a producir bastante pena. 'Sí estará presente su hijo Claudio, que recibirá el homenaje y el nombramiento de su padre como hijo predilecto de la ciudad.

El homenaje a Guillén ha suscitado multitud de adhesiones y apoyos. En el comité de honor, presidido por los Reyes de España, figuran personalidades como Vicente Aleixandre, Emilio Alarcos, Alberti, Dámaso Alonso, Rosa Chacel, Delibes, Gerardo Diego, Julián Marías, Bartolomé Bennasar, Salvador Espriu, Chillida, Isabel García Lorca, Antonio Tovar, Francisco Umbral, Joseph Pérez, etcétera, mientras que entidades como el diario El norte de Castilla, la Universidad de Valladolid, la Academia de Bellas Artes de la Purísima Concepción y el Museo Nacional de Escultura también estarán presentes.

La base del programa diseñado es el proyecto de 1975, aunque con modificaciones. Ya entonces, Eduardo Chillida se sumó a la celebración con la promesa de una escultura homenaje -"yo me resisto a llamarla monumento"- a Guillén. La obra ya está realizada, se encuentra en Valladolid y será instalada junto a una de las paredes del Museo Nacional de Escultura, en la futura calle peatonal de Cadenas de San Gregorio y dentro del corazón histórico artístico de la ciudad.

Lo profundo es el aire

Se trata de una escultura en acero de doce milímetros de espesor, de 3,5 metros de longitud y 1,5 de altura, que penetrará unos doce centímetros en el citado muro. Uno de los versos de Guillén -"lo profundo es el aire"- sirvió de inspiración al artista, que en principio realizó una estructura de hormigón que un buen día, a las seis de la mañana, decidió cambiar, según su propia confesión, "porque con esta nueva escultura la profundidad estará en el entorno, en la inmensa pared de piedra que rodeará la estructura de acero; será una profundidad vertical".La escultura homenaje se colocará el próximo viernes, aunque hasta dentro de varios meses no se convierta definitivamente en peatonal la calle donde se ubicará. El arquitecto Peña Ganchegui será el encargado de todos los detalles de esta peatonalización aprobada por el Ayuntamiento y que responde al sentir general de los ciudadanos de Valladolid.

En página 8 del suplemento ARTES de este número, programa completo de los actos de homenaje a Jorge Guillén.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de noviembre de 1982