Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los fotógrafos españoles quieren recuperar el tiempo perdido y dar una dimensión cultural a su arte

Comienza un seminario sobre fotografía en la Menéndez Pelayo

Por primera vez en España, una universidad abre sus puertas a un curso dedicado exclusivamente a la fotografía. Bajo la dirección de Alberto Schommer y Víctor Steinberg, fotógrafos de Prensa, creativos y teóricos de la imagen, participan desde ayer en el seminario que ha sido organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo en Santander. Este curso universitario se celebra poco después de la clausura en Arlés (Francia) de los Rencontres Internationales de Photographie (Encuentros Internacionales de Fotografía), que a partir de septiembre se convertirán en Ecole Nationale de Photographie (Escuela Nacional de Fotografía), de nivel y rango universitarios, una realidad a la que aspiran, por su parte, los fotógrafos españoles.

La presencia en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de un curso sobre fotografía es la respuesta a una cita que ésta tenía pendiente con la universidad española y que, en opinión de Schommer, "si no se ha cumplido hace años se debe a dos razones. En primer lugar, porque no ha habido suficiente agresividad por parte de los fotógrafos digamos cultos y, en segundo lugar, porque las instituciones, no sólo las oficiales, sino también las oficiosas (galerías de arte, algunos marchands, algunos críticos y estudiosos de la fotografía en Prensa) no se habían ocupado de que existían fotógrafos válidos en concepto y forma en España. Salvo raras excepciones", precisó, "el fotógrafo español no ha accedido a los centros neurálgicos de la fotografía internacional".El que a este año se le llame el de la primavera fotográfica y del que Schommer espera que tenga también un "otoño caliente fotográfico", ha producido, en su opinión, "y no por casualidad" que "la foto esté finalmente a un nivel teórico y estético, social, y en cierto sentido filosófico, en la universidad".

La presencia en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo del seminario de fotografía tendrá su contrapunto práctico en la imagen mediante la proyección, en algunas conferencias, de filminas y una exposición que muestra una selección de fotos, realizadas por los conferenciantes. Los temas van desde desde el reportaje a la publicidad, pasando por el grafismo.

La decisión francesa de convertir la sede y la entidad de los Encuentros Internacionales de Arlés en una Escuela Nacional de Fotografía con rango universitario hace más necesario, a criterio de Schommer, recuperar el tiempo perdido. "Pienso", afirmó, "que ahora tenemos las mejores armas, en sentido más limpio y menos agresivo de la palabra, para poder hacer que la cultura oficial empiece a pensar en que ya no podemos ir con treinta, ni, con quince, ni con cinco años de retraso en relación con la decisión tomada en Arlés. Lo más importante es que en Es paña no podemos quedarnos sin que al menos se inicien conversaciones serias para relacionar la fotografía con la enseñanza universitaria".

Para Schommer, tras el movimiento realizado hasta el año 1975 por un grupo de fotógrafos para conseguir la imbricación universitaria de la fotografía y que fue abandonado tras el fracaso de la Escuela Oficial de Cinematografía, ahora oes el momento óptimo para plantear nuevamente esta cuestión.

Pasos importantes

El hecho de que la foto en los medios de comunicación escritos deje de ser complemento, solución de compromiso o recurso para aligerar de plomo una página, se produce, en opinión de Schommer, en contadas ocasiones, si bien precisó que se están dando pasos importantes porque "las fotos que acompañan informaciones son mejores, pero a diferencia de lo que ocurre con los dibujantes, no tienen entidad propia". Por ejemplo", apuntó, "sería muy interesante ofrecer una información, únicamente gráfica, mediante una foto o una secuencia de ellas de la crisis actual de UCD: una sección", añadió, "que sería de actualidad y con un nivel socio-político".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de agosto de 1982