Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guadalajara muestra la arquitectura antigua de la ciudad

Con el lema Guadalajara, arquitectura de una ciudad se encuentra expuesta al público una valiosa muestra de fotografías y planos originales de finales del siglo pasado y principios de este sobre distintos aspectos y edificios del casco antiguo de Guadalajara. Esta exposición, que representa dos años de trabajo investigador y de montaje, ha sido organizada por la Comisión de Cultura de la delegación en Guadalajara del Colegio de Arquitectos de Madrid.

De esta forma la comisión ha conseguido rescatar y hacer llegar al público gran cantidad de documentos inéditos cuya existencia se desconocía en muchos casos. La mayor parte procede del Archivo Histórico Municipal, en el que han desarrollado una ardua labor de localización y clasificación. También hay algunos pertenecientes a colecciones particulares. En total se recogen en más de setenta paneles ordenados cronológicamente y dispuestos en una nueva sala del palacio del Infantado.

Junto a interesantes muestras de los restos arquitectónicos que la ciudad todavía conserva, se exponen otras de edificios de gran valor que en su día fueron injustificadamente derribados en aras de una expansión urbanística que pretendía hacer de Guadalajara un simple dormitorio de Madrid Así desaparecieron gran número de iglesias y conventos, caserones históricos como el del carden

Mendoza, las puertas de Bejanque y Madrid, la Academia de Ingenieros, el cuartel de San Carlos y sectores enteros que sucumbieron bajo la demoledora acción de la piqueta.

La exposición, según sus organizadores, ofrece, sin embargo, motivos de optimismo, puesto que invita a la protección del casco antiguo de la ciudad de una manera conjunta y a la conservación de los interesantes restos que todavía existen. Desde el puente romano los torreones de Alamín y Albarzañ o al mismo palacio del Infantado, obra del arquitecto Juan Guas del siglo XV al XVI.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de julio de 1982