Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El régimen salvadoreño saluda a los golpistas guastemaltecos

El régimen cívico-militar de El Salvador mostró ayer su satisfacción por el golpe militar en Guatemala. El ministro de Asuntos Exteriores Fidel Chávez Mena, declaró ayer al diario norteamericano The New York Times que había que darle la bienvenida porque "podía ayudar a estabilizar la región".El ministro salvadoreño expresó su deseo de que "el nuevo Gobierno guatemalteco conduzca su país por la senda de la democracia y la libertad". También se mostró satisfecho por la llegada al poder del democristiano Efraín Ríos Montt, es decir de la misma ideología que el presidente de la Junta salvadoreña José Napoleón Duarte.

Según Chávez, la operación de los golpistas era consecuencia de un "proceso electoral completamente discutible".

Esta visión no es compartida por México, cuyo presidente, José López Portillo, lamentó el golpe guatemalteco por considerar que agrava "las tensiones existentesen América Central".

López Portillo precisó que el cambio de Gobierno en el veccino país - que se producía en un momento en que existía allí "una democracia precaria"- no presentaba ningún peligro para México.

El ministro del Interior mexicano, Enrique Olivares, manifestó por su parte que el golpe militar guatemalteco era especialmente nefasto para la democracia latinoamericana. "Seremos menos que ayer los países que vivimos en un marco de libertad y democracia", dijo.

En Costa Rica, el presidente electo, Luis Alberto Monge, socialdemócrata, expresó su preocupación ante la situación guatemalteca.

Monge, que debe tomar posesión de la presidencia costarricense el 8 de mayo próximo, afirmó que lo ocurrido en Guatemala "preocupa realmente a todos los costarricenses, ya que están acostumbrados a solucionar sus diferencias mediante las urnas y no con las balas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de marzo de 1982