Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una azarosa historia jalonada de golpes

Durante más de un siglo, desde la proclamación de una república independiente en 1839, Guatemala ha estado gobernada por militares, con ligeras excepciones.Pero la violencia y la inestabilidad políticas han estado presentes en el país centroamericano durante los últimos cuarenta años.

En 1954, el coronel Jacobo Arbenz Guzmán, que había expropiado las plantaciones agrícolas extranjeras, fue derrocado por el también coronel Carlos Castillo Armas con el apoyo de Estados Unidos. Castillo Armas, que devolvió las tierras expropiadas a sus propietarios, fue asesinado en 1957.

El siguiente presidente electo, Miguel Ydígoras Fuentes, tomó posesión en 1958 y fue derrocado por un golpe militar en 1963.

Durante años, Guatemala estuvo plagada por constantes asesinatos y secuestros. El coronel Carlos Arana Osorio fue elegido presidente en 1970 y durante su mandato continuaron los asesinatos políticos. El general Laugerud García fue elegido en 1974 entre acusaciones de fraude electoral.

El presidente contra el que se levantaron el martes pasado los jóvenes oficiales, general Romeo Lucas García, fue nombrado por el Congreso en 1978, ya que ninguno de los candidatos presidenciales obtuvo la mayoría electoral necesaria. Aquellas elecciones fueron boicoteadas por un 60%/ del electorado.

Guatemala tiene una población de algo más de siete millones de habitantes y 108.889 kilómetros cuadrados. Cerca de la mitad de la población son indios, muchos de los cuales no hablan español. Más de veinte dialectos indios se hablan en el país. El 90% de la población es de religión católica. La edad de voto está fijada en los dieciocho años y el mandato presidencial y legislativo es de cuatro años.

La economía guatemalteca es predominantemente agrícola, y el café es su principal producto de exportación, que en 1978 supuso más del 40% de los ingresos por exportaciones.

Las principales industrias son la alimentaria, el caucho, el papel, los textiles y la industria farmacéutica. Cuenta también con relativamente importantes yacimientos de petróleo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de marzo de 1982