Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El golpe en Guatemala no tiene todavía un carácter político definido

El golpe incruento de los "jóvenes oficiales" guatemaltecos no tiene todavía una definición política clara, salvo la hecha ayer por el jefe de la Junta militar, general Efraín Ríos Montt, de restaurar la democracia mediante elecciones libres "en cuanto la situación del país lo permita". Los nuevos mandos militares, que contaban con el apoyo previo de 931 oficiales, controlan de hecho todo el territorio guatemalteco, sin que a lo largo de ayer se registrase ningún movimiento de oposición.

Incluso la violencia revolucionaria parece haber cesado momentáneamente, hasta el punto de que en las últimas veinticuatro horas sólo se han registrado seis muertes en todo el país frente a un promedio diario que solía elevarse por encima de las quince.La capital era ayer una ciudad normal, en la que los controles intensísimos de los cuerpos de seguridad habían sido sustituidos por un patrullaje bastante discreto del Ejército. En la carretera que conduce desde el puesto fronterizo de las Pinamas hasta Guatemala (127 kilómetros) sólo se había instalado un control, con dos tanquetas a doce kilómetros de la capital.

Todos los partidos políticos que el pasado día 7 denunciaron el carácter fraudulento de las elecciones han expresado su apoyo a este movimiento militar, que trata de presentarse como un intento de recuperar la economía y la fe en las instituciones democráticas.

Para las cinco de la tarde de ayer, la Democracia Cristiana había convocado una manifestación de apoyo al nuevo Gobierno. Vecinos de la capital se han acercado a los soldados para expresarles su simpatía. Por primera vez en muchos años parece adivinarse de este país alguna posibilidad de entendimiento entre el Ejército y la población civil.

Desde el palacio nacional, el nuevo presidente, un hombre gesticulante de 57 años, ha hecho un llamamiento a la iniciativa privada para que apoye al movimiento golpista. Al quedar abolida la Constitución y disuelto el recién elegido Congreso nacional, la Junta gobernará por decreto.

El máximo poder del país lo ostenta un triunvirato militar, presidido por el general Efraín Ríos, al que acompañan en la Junta el general Horacio Maldonado y el coronel Hernando Gordillo.

Pasa a la página 3

Dos civiles formaran Darte de la Junta militar guatemalteca

Viene de la primera página

La nueva Junta ha designado corno asesores a seis oficiales, entre ellos dos capitanes y un subteniente, haciendo honor de esta manera a lo que se ha llamado "el golpe de los jóvenes oficiales".

En su primera conferencia de Prensa, ofrecida a mediodía de ayer, el nuevo presidente militar anuncio que dos civiles formarán parte del Gobierno. Alfonso Alonso Lima, hasta ahora viceministro de Relaciones Exteriores, será en nuevo canciller, y Luis América, anterior director de Educación Media, se hará cargo de la cartera de Educación.

La plana mayor del Ejército estará formada por el general Héctor Mario López, nuevo jefe del Estado Mayor; el general Oscar Mejía, viceministro de Defensa, y el coronel Hernán Ponce, nuevo director de la policía nacional.El presidente Ríos Montt desempeñará también la cartera de Defensa, mientras el general maldonado se hace cargo de ministerio de Gobernación, y el coronel Gordillo estará al frente de el de Comunicaciones.

Ríos Montt ha prometido acabar con los asesinatos políticos y con la corrupción administrativa. En cada una de sus apariciones a la Prensa ha reiterado la necesidad de que el Ejército sea la única institución que tenga armas. Ha pedido a los civiles que quiten las ametralladoras de los tejados de sus casas y que las entreguen. "Quítense las pistolas de su cinto", dijo, " y pónganse un machete para trabajar, porque necesitamos trabajar con responsabilidad".

Entrar las armas

En su primera intervención pública ha pedido igualmente a la guerrilla que entregue su armamamento, porque, en otro caso, el Ejército se lo quitará por la fuerza. "Yo no aparecerán más asesinados en las orillas de las carreteras; se fusilará al que esté en contra de la ley, pero no más asesinatos. Queremos respotar los derechos del hombre, que es la única manera de aprender a vivir democráticamente".

El fraude electoral del pasado 7 de marzo parece haber sido el detonante de este golpe, que es el cuarto en los últimos 30 años. El nuevo presidente habló de una larga historia de engaños electorales al pueblo de Guatemala, del que dijo que había sido defraudado hace ocho años, y también en las dos últimas elecciones. Precisamente en 1974, Ríos Montt fue candidato a la presidencia con el apoyo de la Democracia Cristiana guatemalteca.

El truiunvirato militar en el Poder ha prometido para los próximos días un programa político detallado. El programa se impondrá manu militari sin que los partidos tengan otra opción que la de apoyarlo. El general Ríos Montt ha insistido en que el movimiento que éldirige es exclus:ivamente militar y que los partidos políticos nada tienen que hacer en este momento.

A lo largo de su primera conferencia de Prensa, el nuevo hombre fuerte de Guateama se refirió insistentemente a, que su responsabilidad la ejerce ante Dios y la oficialidad joven, que quiere quitarse de encima la meinipulación del alto mando.

La Junta ha prometiodo investigar la actuación del último Gobierno, cuyos miembros podrán ser enviados al juez en el caso de que se les encuentren responsabilidades penales. Dijo que todos los miembros del Gabinete deben estar a disposición de la Junta para el traspaso de poderes en las dependencias oficiales.

Sobre la suerte del presidente derrocado, general Romeo Lucas, dijo que había sido trasladado inicialmente al cuartel general de la fuerza aerea y que en este momento se encuentra sometido a arresto domiciario en su finca del departamento de Alta Verapaz, a unos 240 kilómetros al norte de la capital. En este mismo lugar se encontraría el ex jefe del Estado mayor, general, Benedicto Lucas. De esta forma se desmentían otras informaciones que situaban a los dos generales en México.

El presidente dijo que no le preocupaba dónde pudiera esta Aníbal Guevara, designado presidente constitucional por el disuelto Congreso. Manifestó que desde su dimisión del ministerio de Defensa, para presentarse a las elecciones presidenciales, era un civil más. Algunas informaciones periodísticas decían ayer que Aníbal Guevara se encuentra en Miami desde el pasado lunes, extremmo que habría sido confirmado por su servicio de seguridad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de marzo de 1982

Más información